málaga cf

Diego González, el zurdo menos zurdo

  • El central gaditano, que maneja las dos piernas por igual, dice que "tenía más opciones, pero el Málaga me ha llamado siempre la atención"

Diego González, en la Calle Larios. Diego González, en la Calle Larios.

Diego González, en la Calle Larios. / jesús mérida

Tímido, pero con mirada segura, Diego González da pataditas en medio de Calle Larios, atrae a los curiosos transeúntes y se hace fotos con ellos. Hereda el 3 de Weligton, palabras mayores. Parte como tercer central tras Luis Hernández y Baysse, pero es una posición que se presta a relevos. Y ahí está, preparado, el central nacido en 1995 en Chiclana de la Frontera, que llega previo traspaso de dos millones de euros tras un puñado de partidos en Primera y un temporadón con el Sevilla Atlético en Segunda que le llevó a la Eurocopa sub 21. El equipo hispalense conserva una opción de compra sobre él en los tres primeros veranos de los cuatro por los que firma. "Era innegociable, ve como nosotros el gran futuro que tiene Diego", decía Francesc Arnau.

Ya jugó Diego González dos partidos con el Málaga, pero ahora viaja a Cádiz. A 20 kilómetros de su Chiclana natal llega al Carranza, donde dio sus primeras patadas en las cercanías de la élite. Cortejado en su edad juvenil por Liverpool, Roma y Madrid (con los dos primeros llegó a entrenar), su traspaso desde el equipo amarillo, con el que debutó cuando tenía 16 años, sería al Sevilla.

"Tenía más opciones, pero Málaga me ha llamado siempre la atención, es un equipo que tiene historia, que hace poco estuvo en Champions. Haciendo un buen proyecto y creyendo en él podemos luchar por estar bien en la clasificación", explicaba Diego González, que aparca al Sevilla ahora mismo: "Mi objetivo es hacerlo lo mejor posible a nivel personal y para el equipo. Es un proyecto nuevo y una ambición nueva. Estoy con muchas ganas. Tengo la cabeza en Málaga y quiero hacer un buen año aquí".

El gaditano se exige mejorar en agresividad. "Quiero que los delanteros noten mi presencia con intensidad. Atrás haré lo que se pide también, jugar fácil, y hacer sencillo el juego. No he tenido mucho tiempo de hacer pretemporada, pero las sensaciones son buenas con el equipo y personalmente. Ha sido todo muy cómodo desde que he llegado, con los compañeros ha sido muy sencillo. No hay ninguna estrella en el vestuario, por así decirlo. Y conocía a Mula de pequeño, desde la selección andaluza", proseguía González, que aprecia los consejos de Baysse y Luis Hernández: "Son buenos compañeros en el trato, día a día hacen que me sienta cómodo y luego son muy profesionales. Son los primeros en llegar, en cuidarse, tratarse… Es un buen espejo".

Diego González tiene una cualidad extraña de ver en un zurdo de nacimiento. Maneja las dos piernas con una gran soltura. "Mi padre desde chico me obligó a que aprendiera con la derecha también, porque soy zurdo de nacimiento. A día de hoy, creo que me desenvuelvo bien con las dos", explicaba ruborizado Diego González. "Aunque él diga que es zurdo, yo tengo dudas muchos días, unos le veo zurdo y otros diestro. Depende de cómo se levante de la cama y pise así le da al balón (risas). Tiene buena salida de balón, para los dos perfiles, y es algo importante", ahonda Arnau: "Es un central con proyección que completa un grupo interesante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios