Málaga C.F.

Incertidumbre en la plantilla

  • La dirección deportiva no ha contactado todavía con los jugadores para hablar de su futuro

  • El Málaga está desperdiciando su tiempo de ventaja para planificar

Samu, Rolón e Iturra, en primer plano, en un entrenamiento del Málaga. Samu, Rolón e Iturra, en primer plano, en un entrenamiento del Málaga.

Samu, Rolón e Iturra, en primer plano, en un entrenamiento del Málaga. / javier albiñana

El Málaga tenía y tiene una ventaja con respecto a los que serán sus competidores con vistas a la temporada 2018-19: tiempo. En teoría, también dinero, pero eso habrá que esperar todavía para poder ser más exactos puesto que existen demasiadas variables. Pero en Martiricos todo el mundo sabía que Segunda era el destino, más allá de cuando fuese matemático. Así que se podía comenzar a planificar con seriedad y determinación. Sin embargo, eso no va con la idiosincracia de la entidad.

La dirección deportiva tiene sus planes, eso es obvio. Y seguro que tiene ya un mapa mental de qué le sirve y qué no le sirve de la actual plantilla. Choca, no obstante, que no se haya puesto en contacto con ningún futbolista del primer equipo para comunicarles cuáles son sus planes.

Básicamente está claro que saldrán los cedidos (salvo sorpresa) como Bastón, Rolan, Roberto, Peñaranda o los refuerzos invernales. También que a día de hoy Chory Castro no tiene oferta de renovación y que si Lacen firmó una cláusula de renovación de pocos partidos es por que Husillos quiere que se quede. ¿Y qué pasa con el núcleo del equipo? Pues que no saben a qué atenerse.

Los jugadores que actualmente tienen contrato con el Málaga cuentan casi todos con una rebaja firmada por descenso (salvo Juanpi, Ricca y Santos) del 50% y otros (como Rolón y Luis Hernández), con una algo inferior. Para el Málaga también sería importantísimo sacar tajada por sus futbolistas, pero algunos no han activado la maquinaria de salida o no quieren hablar con sus agentes hasta que el club se posicione. Como suele suceder, se actúa tarde y mal.

¿Cómo se puede confeccionar una plantilla de garantías que pelee por el ascenso a Primera si no se sabe qué se necesita fichar? El Málaga puede querer a una serie de futbolistas, pero no puede olvidar que tiene más de una treinta de profesionales con contrato en vigor. Además, tiene que hacer verdadera ingeniería con el presupuesto y el límite salarial (sin contar con posibles intromisiones de la propiedad).

Era una de las cosas de las que se quejaba Adrián González el pasado domingo tras el partido con la Real: "Hay que escuchar al club, hasta que nadie me diga lo contrario soy jugador del Málaga. Tenemos que saber qué necesita en Segunda. Yo no vendo humo diciendo que quiero quedarme en Segunda. El club debe decirnos qué quiere de nosotros y cuáles son las intenciones".

Evidentemente, existe un factor muy a tener en cuenta, y es que todavía no hay oficialmente entrenador para la temporada que viene y habría que conocer sus ideas y opiniones. De cualquier modo, ya se ha fallado en varias apuestas y en otras no se ha ido con la suficiente decisión y seriedad. A alguno hasta se le dejó claro que intervendría lo justo en planificación y que había jugadores fijos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios