DEPORTIVO | MÁLAGA CF

José enjuaga la mente

  • El técnico da una cara más alegre en su análisis de la visita al Dépor tras ganar al Villarreal

  • Aun así mantiene un discurso cabal: "No soñamos despiertos, por Riazor pasa la cruda realidad"

José González conversa con Pellicer ante su cuerpo técnico. José González conversa con Pellicer ante su cuerpo técnico.

José González conversa con Pellicer ante su cuerpo técnico. / JAVIER ALBIÑANA

Las palabras de José González han vivido un proceso de transformación lógico con el paso de sus 11 partidos en el banquillo del Málaga. Llegó a duplicar la desventaja que mantenía con la salvación y el equipo sigue a la cola de la tabla sin haber demostrado evolución, pero ganar al Villarreal al menos ha dado aire. Por eso de los milagros se pasó a la resignación y de ella a una esperanza contenida. La victoria no lleva agua milagrosa, pero sí ayuda a aclarar esa mente que el técnico decía tener sucia al tocar fondo en Leganés.

"Los jugadores podían estar machacados mentalmente. La victoria reconforta y la derrota te castiga. Es muy difícil levantar el ánimo cada semana para afrontar el siguiente partido con garantías morales para competir, pero ellos siempre lo habían hecho. Esta semana es más sencillo, están concentrados y anímicamente llegan mejor que nunca", aseguraba ayer José en sala de prensa.

El equipo puede salir del último puesto en Riazor, algo que no le quita mucho el sueño. "Las metas son las importantes. No pienso en eso, pienso en ganar el partido, que nos puede dar otra dosis de ilusión, tres puntos y afrontar el partido del Madrid de otra manera. La posición no es demasiado importante", dice el preparador malaguista, que echa un capote a los suyos buscando subir la confianza. Partido a partido puede hasta dilucidar opciones de salvación, apunta: "No me planteo el escenario de perder. Confío en mis jugadores y tengo motivos para creer en ellos. Estoy seguro de que van a competir fenomenal; a ver si traemos la victoria y la gente se ilusiona todavía más. Si nos ponemos a ocho y hacemos una machada con el Madrid...".

Aun así el gaditano le pone freno a ese optimismo casi abrumador. Pone los pies en tierra: "No vamos a soñar despiertos, la cruda realidad pasa por Riazor mañana [por hoy], con un ambiente infernal y una afición magnífica volcada. En eso es en lo que me tengo que centrar, en tratar de traernos la victoria, de ahí no puedo salir".

Después de ganar al Villarreal llegó a hablar de jugadores mirando la tabla. "Las cuentas es imposible que salgan bien. Estamos muy lejos, pero bueno", reconoce ahora. Aun así abre la puerta a ese hilo finísimo de esperanza: "Podemos llegar si las cosas se dan bien y llegamos a cinco puntos al partido del Levante, nunca se sabe. De lo que no cabe duda es que ahora mismo tenemos que pensar en ganar, como venimos haciéndolo mucho tiempo. Se ha roto la racha. El reto inmediato es pensar en el Deportivo, no hay nada más detrás. No pienso ni en el Real Madrid, me han dado informes y ahí se van a quedar, no los miraré hasta que acabe el partido".

Ciertamente el guión de la victoria ante el Villarreal no se distanció en demasía de lo habitual, sí apareció el gol. Y en ello está el equipo, en explotar sus limitadísimas virtudes y añadirles algo de chispa: "Vamos a ser el Málaga de siempre, espero que tengamos fortuna cara a gol. Vamos a tener nuestras situaciones seguro. Ellos son algo más imprevisibles, vienen de cambiar, sistemas y jugadores. Hemos preparado tanto si juegan con rombo o con linea de cuatro, estamos preparados para cualquier escenario".

Delante, un Dépor tan pobre como el Málaga. Con tantos miedos en juego no puede esperarse un partido abierto. "Creo que todo lo contrario, el Dépor se juega la vida. Es un grandísimo club con un grandísimo historial, es su última oportunidad y para nosotros también. Estamos compitiendo, no estamos haciendo partidos abiertos y competimos bien, es uno de los motivos por los que estamos esperanzados", apuntaba ayer José, que se espera un Riazor a tope: "El ambiente va a ser fuerte, es un gran club y una gran afición, también muy golpeada. El Dépor tiene una calidad impresionante y una plantilla magnífica pero por los motivos que sean no han dado con la tecla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios