Un Málaga aún en construcción

Un Málaga aún en construcción Un Málaga aún en construcción

Un Málaga aún en construcción

El Málaga sigue en construcción, en La Rosaleda fue evidente que este nuevo equipo necesita tiempo y fichajes si no quiere sufrir en demasía este año. Ya lo dijo Míchel: "Si no, habrá que cambiar los objetivos". El jeque necesita dotar al equipo de cromos que den un salto de calidad en la zona de ataque.

El lunes el equipo no fue carne ni pescado, salió con un planteamiento que no aportó solidez en defensa ni consiguió poner apenas en aprieto a un Éibar hecho de once gladiadores. De entre esos luchadores destacó Charles, en el inicio para marcar un gol que fue anulado, posteriormente para librar cualquier batalla contra los tres centrales malaguistas y acabar marcando el gol de la victoria casi con cualquier parte del cuerpo si lo requiere el centro.

Kuzmanovic fue una de las grandes noticias; de posición todocampista apareció por todos los espacios del campo acompañando o interviniendo en las jugadas. El serbio aportó frescura y solidez. En ataque solo Juanpi aparecía tímidamente (aunque a punto estuvo de marcar) para acompañar a un islote llamado Borja Bastón. El equipo se hizo largo y esto no ayudó al atacante.

En el segundo tiempo, el Éibar olió la sangre y fue a por el partido. El Málaga sufrió por todos los frentes y Míchel cambio el plan tras el gol, movió sistemas y banquillo, aunque el resultado no movería el sentimiento de necesidad de tiempo y jugadores que vive el Málaga ahora mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios