Málaga C.F.

Míchel 'olvida' a los Al-Thani en su adiós

  • Emotiva carta en la que reparte elogios sin referencia al jeque

Míchel, ex técnico del Málaga. Míchel, ex técnico del Málaga.

Míchel, ex técnico del Málaga. / javier albiñana

Míchel se despidió a través de una carta emotiva que compartió en las redes sociales. En ella no hubo referencias a los propietarios del Málaga a pesar de que mencionó prácticamente a todo el club en la misma. Así empezó su misiva: "Desde mi llegada al club no he parado de recibir muestras de cariño y enseñanzas. Por todo ello mi agradecimiento y, como no podía ser de otra manera, el mejor de los recuerdos. Quería dejar mi despedida y sentimientos en estas líneas. Con tristeza, a mi familia y a mí nos gusta tanto la ciudad como su gente, nos hubiera gustado echar raíces y que mi nuevo nieto malagueño nos viera por aquí cada día, pero también con alegría por lo que hemos vivido: cosas buenas".

Míchel siguió los elogios: "Para un entrenador, que siempre tiene las horas contadas y la maleta hecha, valorarte y hacerte sentir que serás eterno en este club es una vivencia exclusiva gracias a aquellos que trabajan y colaboran en el Málaga uniendo vocación y sentimiento. Agradecer a mis directores deportivos, a quien me trajo y quien me tuvo que despedir. Los dos confiaron en la persona y valoraron al entrenador. Para Husillos ha sido un mal trago y agradezco que me lo hiciera pasar sin traumas. Eterna deuda con mis colaboradores, los que venían conmigo y los que aquí encontré: fisios, médicos, utileros, preparadores físicos, técnicos y comunicación. A todos sin excepción mi abrazo y deuda de por vida. Ahí fui certero, no me falló ninguno. Sois, como el resto de empleados, quienes mantienen este espíritu malaguista porque el Málaga no es vuestro negocio o medio de vida".

Al final, turno para la plantilla y la afición: "A mis jugadores quiero decirles que me hubiera gustado hacerles mejores, mucho mejores, y que pudieran disfrutar al máximo, pero cuando uno da todo, no se le puede exigir más. Si quienes mandan tuvieron paciencia más tiempo fue por vuestro compromiso conmigo. Despedirme por último de malaguistas y malagueños -los que me siguen animando por la calle y los que gritaban "Míchel vete ya"- porque todos tienen algo que decir en esta situación de inestabilidad marcada por los resultados. Deseo con absoluta sinceridad que las victorias lleguen para poder disfrutar de esa calma que se necesita. Ojalá mi sucesor lo consiga; yo no sólo se lo deseo, lo creo... Gracias a todos sin excepción".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios