Míchel promete "no defraudar"

  • El técnico manda un mensaje de "calma" y da las gracias a los 23.000 abonados que lleva el club

Míchel posa en La Malagueta para Málaga Hoy. Míchel posa en La Malagueta para Málaga Hoy.

Míchel posa en La Malagueta para Málaga Hoy. / javier albiñana

Míchel es un entrenador con carisma, ya le quedó claro a la afición y a los jugadores en el tramo final de la pasada campaña. Y se desenvuelve como pez en el agua en el entorno, vengan mejor o peor dadas. Por eso ayer quiso unir dos corrientes, el récord de abonados y el mal sabor de boca del primer amistoso del curso, para tener a sus seguidores enganchados a la pretemporada. "23.000 detrás y los que siguen llegando en la marea bokerona. No os vamos a defraudar. Calma", escribió el preparador blanquiazul, de nuevo insistiendo en esa etiqueta tuitera que usa desde que llegó: #larosaledamola.

El entrenador madrileño vuelve a ser una baza importante del club de cara a tener ilusionados a los aficionados en una temporada en la que todos esperan que se confirme el paso adelante dado con él y se pueda luchar por aquello que no se pudo con Juande Ramos.

Este mediodía comparecerá una vez finalizada la concentración de Benahavís y un día antes de partir hacia Holanda. Y precisamente de él se esperan palabras de aliento. No tanto por la derrota en el primer amistoso de pretemporada contra el Sheffield, sino ahora que su plantilla está casi cerrada a expensas de algunos anuncios oficiales de incorporaciones. El efecto Míchel pudo con el miedo al descenso del año pasado y esta pretemporada, con el viento de la grada a favor, puede dejar muy buenos réditos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios