málaga cf | athletic

Míchel: "Un punto nos arregla el corazón"

  • El técnico respira y da crédito a los jugadores: "Estén acertados o no, no merecen discusión"

  • "Rolan es un jugador de alto nivel", celebra

las imágenes del Málaga-Athletic de Bilbao las imágenes del Málaga-Athletic de Bilbao

las imágenes del Málaga-Athletic de Bilbao / M. Báez

Por fin llegó el punto y la otra cara del Málaga. Un equipo aún frágil pero que con Rolan ganó la verticalidad que permite mandar el balón a la red. Míchel, sentado y decaído en el 1-3, acabó con el pecho descubierto tras el éxtasis de un partido loco. Y por ello el técnico blanquiazul habló de los suyos con orgullo: "Hay que darles las gracias y felicitar a los futbolistas, porque han dado una lección de pundonor y de no rendirse".

Es inevitable hablar de los pero de este Málaga que parece mirado por un tuerto. "Nos pasan muchas cosas. Es cierto que tenemos errores, pero cada error está siendo gol en contra. En el minuto 22 íbamos 1-0 y no había pasado nada", señalaba Míchel, que insiste en el empeño de la escuadra para llegar a un 3-3 que insufla vida: "El equipo se repone y sigue insistiendo. Parece que un punto no arregla nada, pero nos arregla el corazón. Los chicos están contentos porque han jugado bien, incluso cuando éramos once contra once. Para ganar hay que jugar así".

En continuación con sus alabanzas al grupo queda un detalle, el arbitral. No quedó Míchel contento con Del Cerro Grande, que expulsó a Kuzmanovic y no señaló la falta de Muniain sobre este en el 1-2: "No hablo de los árbitros, pero este año he visto situaciones donde nos han metido goles en posiciones no reglamentarias, el penalti... Qué quieres que te diga. Pero el equipo se repone. En la segunda parte otra situación nos perjudica con un gol y una expulsión".

Diego Rolan fue clave con dos goles y una actuación brillante para dar empuje arriba al equipo. "Ha jugado muy bien, ha metido dos goles y ha interpretado el juego muy bien. Los jugadores buenos y con callo se adaptan rápidamente, y eso nos lo va a dar esta temporada. Los dos goles magnifican su actuación, pero Diego es un jugador de alto nivel", analizó Míchel sobre el uruguayo, a la par que echó un capote al malaguismo que arropó espectacularmente al equipo: "Nuestra afición ha estado ahí durante todo el partido. Íbamos 1-3 y ellos seguían empujando, hacen que nos acerquemos más a situaciones como esta. Lo que es cierto es que si ellos no se rinden nosotros no podemos hacerlo".

Con un símil tenístico, Míchel mostró tranquilidad con su situación y volvió a lanzar un recado a Del Cerro. "Más quisiera ser Rafa Nadal no para salvar match ball, sino para ganar Grand Slams, pero no lo soy. Con los árbitros soy respetuoso, pero no soy tonto. Que me haya quedado mirando es algo inocente", sentenció, tras un choque donde se libró de los pitos de la afición: "Me siento querido y respetado y es una responsabilidad mayor. Buscamos soluciones y queremos que la gente que venta a la rosaleda se vaya contenta y hoy creo que se han ido y creen que podemos darle la vuelta a la situación".

Así, quita nuevamente presión al grupo: "Creo que todos mis jugadores, más allá de que estén acertados o no, no merecen discusión. Han estado muy bien todos en el aspecto de actitud. Cuando se gana y se pierde todos tenemos influencia. No tenemos a Messi, que todo lo hace positivo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios