numancia | málaga cf

Míchel no quiere tirarla

  • "Hay que ir a ganar en la Copa, que perder ya estamos perdiendo bastante", asegura el técnico

  • Sobre los errores de los colegiados: "Es muy difícil equivocarse siempre"

Míchel González. Míchel González.

Míchel González. / efe

Si por mensajes en la sala de prensa fuera, el Málaga estaría bien arriba en la tabla. Míchel reparte bien juego antes y después de los partidos, con mensajes claros y necesarios. Sucede que en el césped no funciona casi nada. La Copa puede ser un engorro pero también un oasis para limpiar la mente. A esta última tesis se abona el técnico madrileño.

"Para mí no es un marrón la Copa. Es una competición más, a mí me encanta la Copa, siempre me ha parecido buenísima. La respeto muchísimo y es una ocasión buena para el equipo para meterse en dinámica positiva", dice Míchel, que valora al Numancia: "Ante un rival como ellos no debemos despistarnos porque un buen resultado nos serviría más. Siempre hay que ganar, perder ya estamos perdiendo bastante. No podemos jugar el partido de cualquier manera. Si coges los diez últimos de Primera y los diez primeros de Segunda sería una competición con muchísima igualdad. El Numancia en Primera estaría en mitad de la tabla seguro".

De fondo sigue sonando la polémica arbitral, sobre la que Míchel no puede pasar de puntillas aunque no justifique sólo con eso la posición del equipo. Es evidente que el asunto, como ayer recordó el jeque Al-Thani, tiene con la mosca tras la oreja en Martiricos: "Del tema arbitral está todo dicho, sólo hace falta repasar los últimos cuatro partidos, en los que nos hemos puesto por detrás con situaciones muy claras. Seguiríamos siendo los colistas, y acabo con lo que dije: ser árbitro es tanto o más difícil que ser entrenador, pero el otro día no es un problema de VAR sino de aplicación de las reglas, es muy difícil ser árbitro, pero también equivocarse siempre. No es culpa de los árbitros donde estamos, pero los partidos se nos ponen en contra siempre", asegura.

Y es que, insiste el técnico madrileño, que el tema mental es ahora mismo quizá lo más importante. Y no ayuda a la fragilidad de moral esos errores, que han propiciado un 1-0 o 2-1 adverso en partidos claves. "Cuando estás ahí abajo te pasa de todo, pero todo influye. Yo que no hablo, pero es verdad que el silencio es muy cómodo. Aquí de todo el mundo se sabe, pero de los árbitros no. Y eso no está mal que se mejore en todo, si es en la tecnología, pero también en la apreciación", sentencia Míchel, que explicó por qué Juan Carlos y Miguel Torres se quedan fuera: "Juankar acabó con molestias y no es cuestión de perder al único lateral izquierdo, o Miguel Torres. Si fuese un partido de Liga tampoco podrían jugar, nos estamos ajustando a las necesidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios