Momento del cambio

  • La llegada de José González ha insuflado optimismo a la plantilla, que vuelve a creer

  • El técnico moverá el once y pretende recuperar a Juanpi

  • El Éibar llega sin Sergi Enrich

Hoy se cumple una semana desde que José González aterrizara en Málaga. Siete días en los que el gaditano ha logrado remover conciencias, dinámicas y actitudes. Se palpa en el ambiente un cambio, diferentes semblantes en los rostros de los jugadores, una nueva motivación en una plantilla que acabó marchita tras caer en una vorágine de resultados asoladores. "Voy a intentar aportar tranquilidad y que el ambiente esté más distendido. Si encendemos la llama de la ilusión, el malaguismo, los futbolistas y toda la gente se ilusionará más", decía el nuevo técnico blanquiazul hace poco más de 160 horas. Minutos que ha invertido con atino, con dedicación y con nuevas fórmulas, aquellas que no surtieron efecto con su predecesor.

Pero son muy diferentes las sensaciones, lo intangible, de lo que realmente está pasando en este equipo. Ante el Éibar hay una nueva batalla, en la cual no se empieza de cero, están en inferioridad y con todos los flancos cubiertos. La revolución que plantea José debe comenzar hoy en Ipurúa, que la bala del recién llegado contenga pólvora y que las sensaciones se materialicen. Empezar con buen pie va a determinar gran parte del camino que le queda por recorrer al club esta temporada. De lo que está más huérfano esta plantilla es de fe y el gaditano ha traído su propia Biblia: está llena de trabajo y el primero de sus apéndices es la defensa.

Durante toda esta semana la idea que ha transcendido y se ha desligado del discurso de José ha sido la de fortificar al equipo sentando las bases en la línea defensiva -algo que ha generado muchos problemas durante toda la primera vuelta, sobre todo por errores propios-. Dar seguridad a la zaga y fomentar equilibrio y solidez a todo el bloque en tareas defensivas parece el primero de los problemas en el que el gaditano ha puesto el foco.

Como ya comentó José públicamente y como ya se pudo ver en el amistoso -que no entrenamiento- ante el Lausanne Sport suizo, apostará por mantener ese 4-4-2 pero con ciertos matices que le diferencian al otro González, Míchel. El equipo mantendrá esas dos líneas de cuatro, muy juntas, pero que comenzarán la presión al hombre más cercana a campo propio y no tan alta como se venía viendo. Recuerda la idea y el enfoque a lo que planteó Javi Gracia en su última temporada en La Rosaleda. Sobre todo porque uno de los peones que se cuela en su once, y al que quiere recuperar, es Juanpi Añor.

Las bandas son otro de los elementos que José González busca modificar en busca de soluciones. Con el venezolano en un costado, donde mejores tardes lució con blanquiazul con el pamplonica Gracia en el banquillo, el actual técnico buscará aprovechar el juego combinativo del mediapunta, su último pase y su golpeo -jugando a pie cambiado por la derecha-. Aquí el damnificado sería Keko, que venías siendo titular por su trabajo en el costado pero que aportó en ataque algo positivo muy puntualmente.

Otro a rescatar es Borja Bastón, en el que el gaditano confía dado sus números con el rival de hoy, su exequipo. En el Éibar el delantero logró 18 goles en 36 partidos, un tanto cada 140 minutos es lo que promedió. En Málaga uno cada 400. Rescatar aquel Bastón puede ser una bocanada de aire fresco para el equipo y para él. Las figuras de Adrián -que es muy posible que vuelva a actuar en posiciones más adelantadas como falso delantero- y de Diego González, otras dos piezas con lupa para José. Ontiveros, Rolón o Cifu no parecen haber convencido al técnico en este corto periodo de tiempo. Peñaranda, destino a ser importante por la relación nazarí que le une a González, fuera por lesión.

En frente el mejor Éibar que se recuerda. Sin la pelea de Sergi Enrich, lesionado, pero con un viejo conocido, ahora máximo goleador de los armeros: Charles. Poco importa el rival hoy, el Málaga debe ganar sí o sí, no queda otra: es el momento del cambio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios