málaga cf

Reenganchados al tren

  • Borja Bastón, Ontiveros y Juanpi fueron revulsivos ante el Deportivo y dieron motivos de que están al alza como nuevas armas para Míchel

  • Chory Castro confirmó su gran paso adelante

Borja Bastón celebra su gol con Ontiveros, Borja Bastón celebra su gol con Ontiveros,

Borja Bastón celebra su gol con Ontiveros, / marilú báez

El resultado. En la montaña de demandas, esa era la principal. Y se consiguió. Se puede, y se debe, hablar mucho de las maneras para llegar hasta él, pero el equipo necesitaba el triunfo como el comer y eso es lo que cuenta. Otra de las grandes conquistas del Málaga ante el Deportivo fue reenganchar para la causa a jugadores que estaban en baja forma o desenganchados para la causa de la salvación. Tipos como Chory Castro, Borja Bastón, Ontiveros o Juanpi encontraron motivos para creer y para volver a sentirse importantes.

A día de hoy, de los únicos que se puede hablar con un buen rendimiento por norma apenas son Roberto y Rolan. La mayoría de los demás estaban ofreciendo un rendimiento bajo o funcionando a chispazos. Los cuatro mencionados fueron capitales en el triunfo. El uruguayo, elegido MVP del partido por la afición, confirmó las últimas buenas semanas que viene haciendo. Se siente chisposo físicamente y está implicado. Que acabara como medio centro y dando buen rendimiento pese a sus problemas físicos habla muy bien de su compromiso. A priori partía el última en la lucha por el carril zurdo pero Míchel se ha rendido ante su zurda.

Lo de Borja Bastón era una custión de pura necesidad. Para él y para el equipo. Hasta ayer, estaba cuarto en la rotación de la delantera, por detrás incluso del inofensivo En-Nesyri. Desde el 15 de octubre de 2016 no marcaba un gol oficial. El de ayer, además, certificó la remontada y le liberó bastante peso de su mochila. Por capacidad anotadora y por tener un rol específico de 9 que los demás delanteros no poseen, es capital que agarre continuidad y protagonismo en próximas jornadas.

Con Juanpi se empezaba a perder la paciencia. Es cierto que la pubalgia de este verano le servía de atenuante, pero empezaba a mostrar síntomas peligrosos de ser ese canterano que despunta y luego no se confirma. Nunca le faltan ánimo y no rehuye la personalidad, pero no le salía nada. Tiró de carácter cuando salió en la última media hora y dio la asistencia del 3-2. Se le abre un camino para seguir aspirando a la titularidad y a ser capitán general en el ataque.

La cuestión de Ontiveros se escribe desde la redención. Su acto de indisciplina tras la goleada en Valencia allá por septiembre le costó estar apartado. Ya había tenido oportunidades pero en ningún momento había dejado la actitud de quien se quiere reenganchar y pedir perdón. Dijo Míchel en la previa contra el Deportivo que había entrenado bien y en el césped lo confirmó. Creó desequilibrios y fue ese revulsivo que solía ser. Solo es un partido, necesita más para que sus pecados queden en el olvido, aunque un jugador de sus características encuentra en esas actuaciones una motivación.

Tipos como Adrián o Peñaranda también habían dado un paso al frente en los últimos partidos. Lamentablemente, quedan un montón a años de luz de su mejor versión. Que espabilen Luis Hernández, Baysse, Rolón, Cecchini, Jony o Keko es fundamental para la rotación y para que las opciones de permanencia sean cada vez más fundadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios