Regresa el debate eterno

  • Kameni, más héroe que villano este año, otra vez en el banquillo

  • Boyko deja notas positivas en sus minutos

Comentarios 0

Carlos Kameni no contemplaba a sus compañeros desde el banquillo desde el 15 de mayo, cuando Ochoa desbarató a Las Palmas bajo los palos para poner el punto final a la Liga 2015/2016. El del camerunés y el mexicano fue uno de los debates más manidos que se recuerden por Málaga. Dos años de idas y venidas que se saldaron con la permanencia del Memo en el último tramo de la Liga y su salida posterior a Granada. Durante el año y medio anterior hubo poco que decir con el colosal Caballero, pero la irrupción de Boyko ha vuelto a dar un auténtico dolor de cabeza a su compañero bajo los palos.

Son circunstancias diferentes las que llevaron a Kameni a la suplencia este curso respecto al anterior. A principios de marzo se rompió el menisco de su rodilla derecha durante la primera parte del encuentro que disputaba el Málaga en Riazor y daba lugar al Memo Ochoa. A su vuelta en abril no hubo lugar a más en su temporada. En esta ocasión, sus dolencias no han llegado a más que unos días entre algodones. Si bien acabó seriamente tocado el choque en el Camp Nou, el camerunés regresó de inmediato para jugar contra el Dépor en La Rosaleda. La Copa fue la primera oportunidad para Boyko, solventada con solidez más allá del resultado, y en Mestalla se consumó el cambio.

Es una mera decisión técnica la que lleva al ucraniano a la portería del Málaga. La que aviva un debate que parece eterno. Kameni, contínuamente discutido, ha cumplido con lo que se le pedía. No obstante, Juande Ramos siempre tuvo algunas dudas con lo que le transmitía el ex del Espanyol porque es capaz de lo mejor y lo peor. De combinar salvadas heroicas con errores determinantes. Así ha sido siempre y así asumieron los riesgos sus técnicos en Barcelona o Javi Gracia en la Costa del Sol.

El encuentro ante el Deportivo fue un ejemplo del puro Kameni. Andone en dos ocasiones y Borges se toparon con él. Sin embargo, el costarricense se aprovecharía más tarde de un error garrafal del camerunés al no atajar el balón en una salida. Luces y sombras que llevaron a Juande a confiar en Boyko, con quien coincidió en el Dnipro, en la primera oportunidad que tuvo.

Con sus 13 partidos disputados, Kameni es el noveno portero de la Liga Santander con más paradas: 36. Estadística que lidera Adán (62) seguido por Ochoa (61). Las sensaciones que deja Boyko después de tres partidos son dispares, como las de su compañero. Especialmente satisfactorias son las de Córdoba, donde la pasividad de su defensa provocó dos tantos imposibles de atajar. El primero, de hecho, está cerca de evitarlo. Ataja un disparo duro de Rodri desde cerca y acaba encajando por la falta de ayuda de Mikel y Llorente.

En el empate ante el Valencia encajó otros dos de los que no se le puede responsabilizar. El inicial llega de un remate al primer palo que nadie cubre, mientras el segundo es un chut certero que lame la base del poste.

Boyko dejó una sensación de seguridad tanto en el Arcángel como en Mestalla que se resintió en parte el viernes en el empate contra el Granada. Pudo ser más atrevido en la salida para evitar el testarazo de Kravets en el área pequeña. Nuevamente llegaba, eso sí, con un marcaje blando. Como sea, goza de la confianza del técnico y apunta a aguantar la titularidad. En manos de Juande queda sostener una situación que ya está muy vista por Málaga.

más noticias de MÁLAGA C.F. Ir a la sección Málaga C.F. »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios