Roberto despeja

  • El portero, sobre su futuro: "El único escenario en el que quiero verme es en Primera y con el Málaga"

Roberto Jiménez, en un entrenamiento. Roberto Jiménez, en un entrenamiento.

Roberto Jiménez, en un entrenamiento. / javier albiñana

El futuro, ay, el futuro. Por desgracia en el Málaga ya interesa más que el presente. Hay jugadores que no se sabe lo que harán, pero se intuye. Uno de ellos es Roberto Jiménez, que como buen portero despeja cuando le toca hablar de ello. "Es algo que en nuestra situación, desgraciadamente, puede convertirse en una realidad. Quiero seguir sin contemplarla [Se refiere a la cláusula de renovación que tiene en su contrato para continuar en caso de que el Málaga siga en Primera, con traspaso incluido en el que el Espanyol acabaría cobrando unos dos millones de euros entre un verano y otro]. Si tiene que ocurrir, será el momento de atajar las posibles soluciones. Nunca he interpretado mi llegada a Málaga como una cesión. Vine para estar muchos años, pero es cierto que uno se encuentra con situaciones contractuales como esta. Cuando llegue el momento lo atajaremos. Mi compromiso con este club es máximo. A ningún jugador profesional le gustaría descender, a nivel personal y por supuesto pensando en la gente de alrededor. Si eso llegara a ocurrir, ya me preocuparé cuando llegue", aseguró el meta en rueda de prensa, que añadió: "Sinceramente, el único escenario en el que quiero verme es en Primera y con el Málaga, por supuesto. Si empezamos a caer en la mala tentación de vernos en Segunda es probable que llegue a ocurrir. Mi motivación y mi mentalidad es seguir viéndome en esta sala de prensa el año que viene con el equipo en Primera".

No fue el único balón que mandó a córner el cancerbero madrileño. Esto dijo acerca de la situación de Jóse González: "El míster goza de la confianza de todos los jugadores, así ha sido desde el día que llegó. Nos ha transmitido cosas que nos han aportado mucho. Está haciendo un trabajo complicado y un buen trabajo para el club a pesar de que los resultados no llegan. Suena raro, pero los técnicos se han comprometido desde el minuto uno con la situación, lo sufren como los que más sin ser los responsables porque llegaron con la Liga muy avanzada".

2Kilos. Y hasta algo más por variables, era el total previsto para su traspaso entre ambos veranos.

Del desastre de Butarque asumió culpas y explicó por qué no se acercaron tras la derrota a saludar a sus aficionados: "Después de un partido en el que sabes que no has hecho las cosas bien, agradecer a tu afición tiene que ser algo incondicional y que nunca falte. Siempre tratamos de hacerlo. Pero hay veces que no sabes qué es mejor, porque cuando alguien está enfadado no sabes si es mejor acercarte a pedir disculpas o dejar que la gente se tome su tiempo, porque sufren con la situación del Málaga".

Perder en Leganés no fue lo peor, fue ver cómo el Málaga se arrastró. "En Leganés bajamos en intensidad y eso empeora el juego, limita las ocasiones. Es la peor sensación que sacamos de Leganés", aseveró Roberto, que añadió: "¿Qué paso? Si tuviera la respuesta podríamos encontrar las soluciones mucho más fácil. Puede ser por un cúmulo de cosas, era un partido bien entendido de mucha más responsabilidad que contra otros rivales y eso puede atenazar un poco a la plantilla, a los compañeros. Cualquier equipo tiene partidos en los que baja la intensidad y no se puede explicar por qué. El problema es que estamos en una situación en la que no podemos permitírnoslo". Para cerrar, del próximo choque contra el Barcelona, afirmó: "Nosotros ahora mismo hacemos poca distinción del rival que tenemos delante. Tenemos que ponérselo complicado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios