Saltar de Argentina al Wanda y caer de pie

  • Estreno notable de Esteban Rolón en un escenario de entidad

  • Rolan cortó la respiración colchonera

Ha costado ver competir al Málaga, pero tocó hacerlo en el día del estreno del Wanda Metropolitano. Sin resultado, eso sí, pero con un equipo bien plantado y descarado para poner en aprietos a Jan Oblak en varias ocasiones. Mestalla espera el martes al mismo equipo con la esperanza de que esa vez sí toque arañar esos primeros puntos de la temporada que actualmente son una losa.

Resulta curioso que, más allá de un Borja Bastón solitario, lo mejor del equipo lo dejasen debutantes. El primero de ellos un Esteban Rolón que en absoluto acusó saltar del barro argentino a la gala casi olímpica del Wanda Metropolitano. Pasó de menos a más asociativo y dejó detalles más allá del pase horizontal.

Diego Rolan fue el otro novato en causar impacto y en cuestión de cinco minutos. Su zancada en un momento tan avanzado del partido sirvió para apretar a Oblak tras un buen recorte en el área, lo que deja con ganas de ver más. Sensaciones que quedan con jugadores como Mula o Juanpi, este en proceso de olvidar su pubalgia y con deseo de tener un peso en el juego que no expresa en absoluto Adrián González, quien ya sufrió algunos pitos en La Rosaleda y no parece encontrar su hueco en el campo.

Oportunidades hubo y no se materializaron. Los castigos a Ricca de Correa y a Roberto de Griezmann pudieron ser excesivo para el esfuerzo realizado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios