Samuel, Luis y las cuentas del profesional

  • Ambos sostienen el discurso del milagro mientras miran a un posible futuro de blanquiazul en Segunda

Hace tiempo que desde el vestuario se habla de resignación. Con el Málaga colista y a 13 puntos de la salvación hay dos discursos distintos: el protocolario y el realista, pero ambos tienen en común el punto de la profesionalidad. Samuel García y Luis Hernández pasaron ayer por los medios de comunicación. El primero por sala de prensa y el segundo por Deportes COPE Málaga, y ambos compartieron ese alegato a las matemáticas que aún dan bola al milagro para el cuadro blanquiazul.

"Me duele que se hable ya del descenso porque quedan partidos, pero es lo que nos hemos ganado. Si el equipo estuviera en otra situación hablaríamos del buen rendimiento", decía el central madrileño. Apela por tanto a esperar, aunque se dice comprensivo mientras abre la puerta al discurso resignado: "Ya lo dije, el equipo va a acabar la temporada con dignidad y profesionalidad, de eso no cabe duda. La muestra es el partido del otro día en Vigo".

Palabras semejantes las de Samuel. "Cuentas de milagro hay. Hasta que matemáticamente sea posible y no diga lo contrario vamos a estar ahí", afirma, y sigue sobre esa sensación de empeño puesto de Luis. No cree que hayan bajado los brazos: "Pienso que en algún partido se le puede reprochar más que en otro al equipo. Pero estamos trabajando bien cada día, el míster se va contento a casa cada día por el trabajo que hacemos". Como sea, el malagueño sí es algo más contundente al expresar sus sentimientos. "Un descenso nos duele a todos, unos más y otros menos, pero duele", y se coloca en el lugar del aficionado: "Me pongo en su situación y estaría jodido, muy cabreado con el equipo. A mí esto me duele mucho, me duele muchísimo. Si conseguimos quedarnos o bajamos, la afición va a estar ahí apoyando".

La receta del fracaso tiene muchos ingredientes y empieza por un grupo que no ha estado al nivel que por historial se le presuponía. Al menos a varios futbolistas entre los que está Luis Hernández, por desgracia responsable directo de muchos goles encajados este curso. No personaliza y da algunos de los ingredientes que han llevado al Málaga donde está: "Nadie puede decir que ha estado a un nivel acorde al equipo en el que estamos. Hemos rendido individualmente y como colectivo muy por debajo de nuestro nivel. Otro factor fundamental ha sido el arranque tan pésimo de temporada, hemos tenido que arrastrar el inicio durante toda la temporada. Y otro punto clave han sido las decisiones arbitrales en momentos puntuales de la temporada".

Otro interrogante es qué pasará con el futuro. El central renovó al alza y su continuidad queda en entredicho. Él se ofrece voluntario, al menos de palabra. "Obviamente, jugaría en Segunda con el Málaga porque es un club que tiene que estar en Primera sí o sí. Yo, con mi parte de responsabilidad como todos tenemos, haría todo lo posible por subir al Málaga a Primera", afirma Luis. Y entretanto, quien se lleva muriendo por regresar al club varias temporadas es Samuel, quien ahora que lo ha conseguido no tiene en mente buscar casa en otro lado: "Mario y la dirección deportiva saben cuáles son mis pensamientos. Yo vine aquí con un contrato por el que si se quedaba el equipo en Primera me tenía que quedar. Pero está la cosa difícil. Ellos saben ya mi postura. No me importaría estar aquí el año que viene en buena posición en Segunda". Este sí que se queda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios