En la casa del 'Palomo' Usuriaga

  • El único jugador colombiano de la historia del Málaga nació en Cali y murió con sólo 37 años

El Málaga habita por un par de días en la ciudad de la que es nativo el único jugador colombiano de la historia de la entidad, el primero de su país en la Liga de España. Después llegarían varias decenas más. Hay que remontarse al año 90 para encontrar a Albeiro Usuriaga López (Cali, 1966), primer y único colombiano de la historia de la entidad. Estuvo desde marzo a diciembre de 1990, en los últimos partidos en Primera División del Club Deportivo y en el intento infructuoso de vuelta a la élite, del que se bajó con el final de año.

Una truculenta leyenda acompaña a El Palomo, como se le apodaba. Medía más de 1.90 pero no le faltaba técnica. Era un delantero potente de largas y finas piernas. Para los más jóvenes, podía tener un cierto parecido físico a Dely Valdés, ariete de leyenda en Martiricos. Entre las dos temporadas jugó 17 partidos y metió cuatro goles. Participó, con acierto, en la fatídica tanda de penaltis que bajaría al Málaga en La Rosaleda en junio de 1990 ante el Espanyol. Él debía estar disputando el Mundial de Italia, histórico para su selección. Había marcado para Colombia el tanto decisivo en la repesca ante Israel. Pero una disputa con Pacho Maturana, técnico cafetero, le dejó fuera de la señalada cita. Llegó cedido al Málaga tras ser campeón de la Copa América con el Independiente de Medellín, aunque su equipo fue el América, el otro poderoso de Cali además del Deportivo, ante que la próxima madrugada se enfrenta el equipo de Javi Gracia. Jugó en 16 clubes de nueve países. Málaga fue su única estación fuera de América, pero dejó una huella grande entre quienes le contemplaron y le trataron. Su entrenador fue el ahora consejero consultivo Antonio Fernández Benítez. Se le recuerda jugando al balón con los niños del barrio de Martiricos tras el entrenamiento y los compañeros de entonces (Chano, Boquerón Esteban, Villa, Jaro...) hablan de su bonhomía y por su galantería.

Suspendido por uso de cocaína en Argentina, donde alcanzó gran fama con varios títulos en Independiente de Avellaneda, y condenado a 18 meses de cárcel por pegarle a un policía, la polémica acompañó su carrera y su vida. En 2004 recibió una balizada en la esquina de su casa, en el populoso y humilde barrio del 12 de Octubre de la ciudad caleña. Tenía sólo 37 años. El Málaga juega hoy en su ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios