Málaga CF-Barcelona · la crónica

La enésima caricatura (0-2)

  • Luis Suárez y Coutinho le sacan brillo a los errores del Málaga.

  • Samu se borró a la media hora con una fea entrada sobre Jordi Alba.

  • Roberto el único que se salva de la quema.

Rosales de dispone a sacar una falta. Rosales de dispone a sacar una falta.

Rosales de dispone a sacar una falta. / Marilú Baéz

El Málaga vive en un continuo Día de la Marmota. En La Rosaleda se repitió el pase. De nuevo la misma película. Ante el Barcelona era de esperar, pero el equipo volvió a repetir errores y a dejar el camino libre a su rival. La defensa estuvo blandita y eso ante el equipo más regular del campeonato cuesta lo que cuesta. La salvación está ya a 11 puntos. Vayan haciendo las maletas.

El Málaga le aguantó las formas al Barcelona un cuarto de hora. Lo que tardó en abrir la caja de sus errores. En el primero de ellos, Luis Suárez se inventó una jugada para colarse en el área y disparar. Ahí estaba Roberto, de lo poco que salvar de la quema. Sacó una mano brillante a uruguayo y aguantó el 0-0. En la siguiente no pudo decir lo mismo.

Segundo error. La zaga pierde la marca a Luis Suárez. Un balón milimétrico para su testa en el área y el delantero no falla. Era el 0-1. El gol traía el grito de gran parte de La Rosaleda de "Al-Thani vete ya", algo que se acrecentó con el 0-2 poco después. Debilidad en el área pequeña. Dembèlè hizo lo que quiso y sirvió para Coutinho batió a Roberto con el tacón. Aún no se había cumplido la media hora de partido.

Si la situación no podía estar peor, Samu García se borró del encuentro a la media hora. Un durísima entrada del malagueño sobre Jordi Alba, a destiempo y sin sentido, le costó la cartulina roja y dejar a su equipo 60 minutos en inferioridad. Pese a ello, el Málaga tuvo un par de acciones en las que pudo recortar distancias antes del descanso, pero ni En-Nesyri ni Lacen estuvieron acertados.

En la segunda mitad no cambió nada. El Barcelona no apretó y el Málaga gozó de alguna que otra ocasión de gol que, para no cambiar la dinámica, no vio puerta. El Málaga se hunde. Ya son once los puntos que le separan de la salvación y el farolillo rojo cada vez alumbra más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios