El equipo se divide por grupos en un entrenamiento atípico

  • José González separó defensas, centrocampistas y delanteros en sesiones distintas de una hora

Rolón lucha por un balón con Chory Castro. Rolón lucha por un balón con Chory Castro.

Rolón lucha por un balón con Chory Castro. / @MALAGACF

Recuperado En-Nesyri, su único internacional -y no absoluto-, el Málaga afronta ya la semana de partido tras dar por finiquitado el parón de selecciones. Este domingo llega el Villarreal (18:30, BeIN Sports) a La Rosaleda y José González intenta cambiar rutinas para ver si da con la tecla. El técnico preparó ayer un entrenamiento de una manera bastante diferente, dividiendo la plantilla en tres grupos: defensas, centrocampistas y atacantes en sesiones individuales para cada uno, sumando más de tres horas en total sobre el césped del Ciudad de Málaga.

Tras el calentamiento a primera hora, los defensas (9:30) hicieron trabajo específico de marcaje. Luego llegarían los centrocampistas (10:30), que insistieron en la posesión de balón, para luego dar lugar a los delanteros (11:15). Decía José González que había jugadores que, a diferencia de Ideye, al menos fallaban las ocasiones que generaban. Están ahora en meterlas y el equipo se afanó en jugadas ensayadas y tiros a puerta. Además, atacantes y medios hicieron varias pruebas conjuntas para mejorar la conexión entre ambos.

Los grupos quedaron divididos de la siguiente manera. Porteros: Roberto, Andrés Prieto y Kellyan. Defensas: Miguel Torres, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Diego González, Rosales e Ían Soler. Centrocampistas: Adrián, Iturra, Rolón, Kuzmanovic, Lacen y Maty Tajti. Delanteros: Keko, Samuel García, Lestienne, Success, Chory Castro, Borja Bastón, Ideye, Bueno y Rolan. Fuera estuvieron Juan Carlos, Ricca, Recio y Juanpi, recuperándose en el gimnasio. Por su parte Peñaranda sigue tratándose en Barcelona con el doctor Cugat.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios