málaga cf | deportivo

"Mi familia y yo tuvimos un trato indescriptible"

  • Raúl Albentosa vuelve a La Rosaleda en un partido que tendrá otros reencuentros

Albentosa, en un partido de esta temporada en Riazor. Albentosa, en un partido de esta temporada en Riazor.

Albentosa, en un partido de esta temporada en Riazor. / cabalar / efe

Las urgencias opacan los sentimientos. Pero los hay, antes y después del encuentro. Uno de los que vivirá ese trance es Raúl Albentosa. Únicamente defendió la blanquiazul un año, aunque llegó a calarle bien hondo por lo vivido. Y ayer reflexionó de ello en su cuenta de Instagram sobre "un partido de sentimientos. Vuelta a Málaga, la que fue mi casa, donde hice amistades para toda la vida, donde tuvimos mi familia y yo un trato indescriptible".

Su marcha fue rara. Parecía acordada la ejecución de la opción de compra por el alcireño, a última hora el club, con Juande Ramos al frente, optó por otro tipo de central. Le dolió irse así, pero la causa malaguista la sigue defendiendo a capa y espada, salvo cuando le toca ser rival de turno. "Siempre estaré agradecido por todo lo que hicieron ese fantástico año. Ahora es una situación muy difícil para el Málaga y para nosotros, pero volver a pisar el césped de La Rosaleda es emocionante. Os espero", compartió por dicha red social.

No será el único que volverá a poner los pies sobre Martiricos. Regresó a la convocatoria, y alberga muchas probabilidades de hacerlo directamente al once inicial. El pasado viernes habló de su paso, no muy exitoso, por Málaga, del jeque y de Míchel, aunque de manera discreta, como es habitual en él. Quien no le pudo acompañar es Adrián, al que no le dio tiempo de recuperarse de sus molestias en el hombro izquierdo a pesar de que esta misma semana se reintegró a los entrenamientos. El delantero vivió momentos muy felices con la camiseta blanquiazul y en el plano personal en la ciudad.

De hecho, podría haberse generado una situación un tanto paradójica y morbosa, puesto que Francesc Arnau sondeó su préstamo el pasado verano, aunque finalmente el jeque no respondió con velocidad y los gallegos acabaron llevándose al asturiano. Paradójicamente, terminó recalando Rolan, con el que el Deportivo había estado hablando antes de hacerse con la llegada de Adrián. Pero apalabró su fichaje a partir del próximo 1 de julio, y ello también dejará un panorama cuanto menos irónico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios