Un grupo de activistas intenta detener las obras de La Academia

  • Protestas en Arraijanal por la tala de árboles en los terrenos donde irá la ciudad deportiva

Los activistas, en Arraijanal ayer. Los activistas, en Arraijanal ayer.

Los activistas, en Arraijanal ayer. / JAVIER ALBIÑANA

El mismo día que el Málaga y los representantes de las instituciones hicieron el acto oficial del comienzo de las obras de La Academia, una mujer de mediana edad comenzó a lanzar preguntas a los presentes acerca de si eran conscientes de que el suelo de Arraijanal estaba protegido por su valor arqueológico. La semana pasada, cuando Bilba Constructora comenzó la adecuación de los terrenos y el vallado de la zona donde irá la ciudad deportiva, acudieron la Policía Local y la Guardia Civil (Seprona) alertados por dos colectivos por motivos similares, argumentando que era un área protegida por la UE. Y ayer, nuevo episodio de este culebrón infinito, con un grupo de activistas boicoteando las acciones de la constructora y apelando a la protección de la vegetación de la zona que ocupa este parque.

Personas abrazadas a los árboles que todavía no habían sido talados, pancartas varias ("Arraijanal no se vende, se defiende", rezaba una de ellas), lemas... Los activistas intentaron poner freno a la tala de árboles de la zona. Sin embargo, el Málaga cuenta con todos los permisos necesarios para acometer los trabajos que estime oportunos sobre la zona donde irá su ciudad deportiva.

El Ayuntamiento de Málaga siempre ha sostenido que esta parte del parque de Arraijanal no se ve afectada por cuestiones ecológicas o arqueológicas. Así lo aseguró hace unos días el propio concejal de Urbanismo Francisco Pomares: "Se ha creado una alarma innecesaria. Todo está en regla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios