málaga cf

Algo de luz en el Costa del Sol

  • El equipo de Míchel busca la primera victoria de esta pretemporada en casa, ante su afición

  • Podría ser el debut de los dos últimos fichajes: Emanuel Cecchini y Diego González

La plantilla blanquiazul se ejercita en las instalaciones del Ciudad de Málaga, ayer. La plantilla blanquiazul se ejercita en las instalaciones del Ciudad de Málaga, ayer.

La plantilla blanquiazul se ejercita en las instalaciones del Ciudad de Málaga, ayer. / javier albiñana

En los últimos años, La Rosaleda siempre ha fraguado grandes remontadas. Encuentros locos que el Málaga sacaba con memoria, sacrificio y fe en los últimos minutos, giros de guión basados en arrebatos de calidad. Aquel zapatazo en el descuento de Ontiveros ante el Deportivo que significó el 4-3 y la victoria o ese otro tanto de Duda ante el Sevilla que inundó de júbilo a todo el estadio con el 3-2 y el posterior triunfo. A esto se quiere agarrar el equipo de Míchel hoy en La Rosaleda, a las remontadas, a levantar el vuelo de una infructuosa pretemporada en cuanto a resultados.

Las cosas no han ido del todo bien en los primeros amistosos del curso. Cinco derrotas en tres partidos y dos medias partes son malos números. Al equipo le faltó pegada, algo de físico y un Equipo B algo más competitivo y uniforme -mezcla de descartes y canteranos, con pocos minutos juntos-. Eso sí, al Equipo A, el que se asemejará al once que utilizará Míchel ante el Eibar en la primera jornada de La Liga, parece que poco a poco va entonándose a medida que la pretemporada avanza y las nuevas piezas van encajando, aunque sigue dejando un regusto amargo por la falta de gol.

Esta noche La Rosaleda volverá a encender sus focos y disfrutará una vez más del fútbol de los suyos. El Trofeo Costa del Sol abre la temporada de balompié en Martiricos desde las 20:30. El rival, al igual que el año pasado, será italiano. El Lazio intentará arrebatarle el título que los blanquiazules lograron en los penaltis ante la Sampdoria hace prácticamente un año -fue el día 6-. Posiblemente, uno de los rivales más exigentes a los que se enfrentará el equipo de Míchel antes de comenzar la competición oficial. Una buena prueba de fuego para sus jugadores, que deben ir perfilando algunos detalles y comenzar a intimidar con algún triunfo.

El encuentro tendrá su miga. En las filas romanas hay un par de exmalaguista que se encontrarán con algún que otro viejo conocido en La Rosaleda. Luis Alberto y un recién fichado Felipe Caicedo volverán a un estadio que otrora les ovacionaba. Sobre todo al corpulento delantero ecuatoriano, que cuajó un gran segunda vuelta con Muñiz en el banquillo, muy importante para consumar aquella salvación con cuatro goles que dieron puntos. Lo del mediapunta gaditano fue más un quiero y no puedo con la blanquiazul.

En clave únicamente malaguista es un partido con muchos focos diferentes. Se prevé que Míchel siga apostando por un once claramente titular. Pese a que el madrileño aún tiene dudas con algunas demarcaciones, el esquema sí parece claro. El 1-4-1-4-1 que muta al 1-4-4-2 según la fase del juego parece calado. El equipo se mueve cómodo con esa formación y saca punta a algunos jugadores -véase el caso de Recio-. Quizá, con la proximidad de los próximos amistosos, Míchel se permita variar varias piezas de ese teórico once tipo que tiene en su cabeza.

El foco individualmente está sobre todo en los dos últimos fichajes. Se espera con total seguridad que sea el debut de Cecchini -o Ema, como lo llaman sus compañeros-, sobre el que recaén unas altas expectativas de su rendimiento aunque con la cautela pertinente, dada la necesaria adaptación al ritmo del fútbol español. Diego González podría disfrutar de su debut también. El jugador ha llegado en buen estado físico y podría entrar en la segunda mitad como sustituto de alguna de las piezas teóricas titulares en la zaga: Luis Hernández y Paul Baysse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios