málaga cf | éibar

El mundo vuelve a ser esférico

  • El Málaga levanta el telón de la Liga dispuesto a sumar una victoria que aplaque la ausencia de fichajes y las injerencias de Al-Thani en la planificación

La plantilla del Málaga bromea sobre el césped de La Rosaleda en el entrenamiento de ayer. La plantilla del Málaga bromea sobre el césped de La Rosaleda en el entrenamiento de ayer.

La plantilla del Málaga bromea sobre el césped de La Rosaleda en el entrenamiento de ayer. / marilú báez

Ya está aquí. De lunes y de pantalón corto. En La Rosaleda. Como si fuera ayer, porque Míchel vuelve a sujetar el estandarte, pero con un ejército más diezmado. El primer día de curso es de reencuentros, pero también de conocer a gente nueva, y el Málaga comienza a erigirse en torno a una nueva columna vertebral. Roberto, Baysse, Adrián y Borja Bastón inauguran su libro blanquiazul; es tiempo de dejar atrás la añoranza de Camacho, Fornals o Sandro, por más que duelan y aún haya mellas en el plantel que recuerdan su adiós. Estos debates son el condimento de siempre, cíclicos. Porque el balón, el juez redondo, vuelve a impartir su justicia.

Como redondo sería también empezar el curso con triunfo. Porque el verano ha sido demasiado ruidoso: las salidas, los repuestos que no han llegado, los malos resultados... y ahora la marejada del jeque Al-Thani. El propietario está jugando a director deportivo y ha dado rienda suelta a una fractura interna que Míchel quiso frenar en sala de prensa, donde tan bien se mueve, y que hoy querrá cubrir con el velo del fútbol. El césped es su territorio y los jugadores le siguen con fe ciega a cualquier guerra. También los aficionados, que acabaron entregados a sus encantos con su mano mágica en la recta final de la pasada temporada, donde las rosas acabaron comiéndose a las espinas.

Es día de fútbol, a pesar de que tanto Málaga como Éibar echan en falta demasiadas piezas. Al técnico madrileño le faltan un medio centro y otro delantero; los armeros se presentan algo desarmados por el carrusel de lesiones, que dejan a Mendilibar con solo 18 disponibles.

Algo similar le ocurre a Míchel, quien quiso ganar un día para la convocatoria con un entrenamiento matutino donde aclarar las últimas dudas. Seguramente, una de ellas sea la de Juanpi. Debe ser capitán general pero ha llegado tarde a estar bien físicamente este verano. Al menos Ontiveros confirmó la buena noticia de su recuperación y hoy estará en la lista, salvo sorpresa.

Como otros dos canteranos, Mula y José Carlos, que paladearán lo que es disfrutar de La Rosaleda con la camiseta del primer equipo. El catalán, incluso, apunta al once por la baja de Keko y las buenas credenciales mostradas ante Míchel durante la pretemporada. En los amistosos demostró su versatilidad, haciendo de extremo en las dos bandas y jugando como falso delantero. Presenta papeletas para repetir en esta última demarcación, ya que el técnico medita salir al campo con ese esquema que para algunos será de tres defensas y para otros, de cinco. Es el que mejor refuerza a la medular y echa un cable a los carrileros para que puedan hacer uso de su atlética capacidad para irse al ataque.

A falta de disponer de otro centrocampista que remiende las marchas de Camacho y Pablo Fornals, Míchel parece que se abrigará de esa manera. Kuzmanovic es ahora mismo el único vértice y la solución para que tanto Recio como Adrián se puedan asomar al ataque.

El Málaga viene de una pretemporada sin gol y el Éibar los ha hecho casi a pares. Pero resulta que mucha de la pólvora vasca no está disponible, ni tampoco Pedro León, quien los hace prender. Borja Bastón, un islote en los amistosos de verano, espera estar más arropado para que desde el primer día la gente se acostumbre a no echar de menos a Sandro.

El delantero blanquiazul y Adrián darán un montón de abrazos antes del choque, al igual que Charles a la inversa. Pero no es momento de sentimentalismos, sino de arrancar la temporada con buen pie. Para que se hable de puntos, no de directores deportivos postizos ni de jugadores que ya no están en el plantel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios