No son la piñata

  • El Málaga quiere colarse en la fiesta de estreno del Wanda Metropolitano inaugurando su casillero

  • Míchel prepara algún cambio y desliza la posible participación de Rolón y Rolan

En las grandes fiestas los convidados de piedra se hacen más invisibles. El Atlético anda pendiente de que los tornillos del nuevo Wanda Metropolitano estén bien ajustados. De que sus viejas glorias tengan un buen sitio en el palco. De que se siga oyendo con intensidad el rugido de su grada. De que los accesos no se colapsen. De la seguridad en torno al Rey Felipe VI. De que Griezmann no se resfríe a última hora. De todo menos del Málaga, que no aparece en las primeras páginas del protocolo para esta noche. Lógico, en cierta parte. Ahora bien, por mal que vengan los de Míchel, pensar que serán la piñata de esta noche sería lo peor que podrían hacer los colchoneros. El equipo blanquiazul no quiere pasar a la historia como el que primer rival del nuevo estadio, sino como el primero que ganó allí.

En cierto modo, para el Málaga es una Wandaterapia. No hay mejor escenario para revertir una mala racha que este, con una señal que se enviará a 182 países y una capacidad de amplificación que ríase del mal rato ante Las Palmas o la impotencia con Éibar y Girona. Sí, ganar en el Calderón 2.0 tendría un valor de redención equiparable a esos tres tropiezos. Y es, justamente, lo que hace falta para que la pescadilla deje de morderse la cola. Dado incluso que la competición apenas acaba de arrancar, un empate o una derrota vendida muy cara también tendrían de catarsis para un Málaga que necesita puntos, pero también estímulos positivos a los que aferrarse. Pero los vagones del AVE iban cargados de ambición.

Lo cierto es que no se ha estado al nivel ante tres equipos llamados a pelear con mucho sudor su permanencia. Es más, el juego ha dejado mucho que desear. Y aunque el sentido común dice que la tormenta viene ahora, con partidos consecutivos ante Atlético, Valencia, Athletic y Sevilla, también se abre la posibilidad de pensar que otro tipo de rival puede hacer aflorar lo que tanto se espera. Los colchoneros juegan en su nueva casa, están obligados a vencer tras dos empates seguidos y problemas con el gol y deberán ser los que expongan; el mero hecho de poder explotar el contragolpe es un nuevo marco que, por qué no pensarlo, puede ser optimista, por más que meterle mano al Atlético de Simeone sea una de las empresas más complicadas en este campeonato.

Pero, cuanto más cerca del peligro, más lejos del peligro, dice la máxima marcial. Así que desde ese punto partirá el once de Míchel, en el que habrá novedades de cara a paliar los males que se han clonado en las tres jornadas previas. Y quien sabe si encaminadas a potenciar la velocidad, aunque especialistas como Juan Carlos no puedan estar disponibles. Volver a apuntalar la defensa con tres centrales o simplemente apostar por nuevos nombres, por ahí se dibuja el margen de Míchel.

Por primera vez, el preparador madrileño podría renunciar a Adrián en el once. El centrocampista no está funcionando e incluso ha recibido algunos pitos por lo que se considera que no ha sido la mejor de las actitudes. Lo poco novedoso a lo que puede recurrir el entrenador es a los últimos fichajes, Rolón y Rolan. Si bien a los dos parece venirles demasiado pronto la oportunidad, el uruguayo por estar recién salido de una lesión y el argentino por poca adaptación, Míchel abrió una ventana a que hoy puedan ser algunas de las sorpresas. Sí parece claro que, al menos con unos minutos, Rolan podrá debutar y así aportar una idea diferente al ataque, por detrás de Borja Bastón y evitándole tener que bajar tanto o caer a bandas para entrar en contacto con el cuero.

Y si el Atlético centra sus cinco sentidos en el Wanda, también el Málaga prefiere observar su propio ombligo. Porque demasiado mal rato lleva ya en tan poco tiempo como para pensar en si el rival está o no de fiesta. Además, cuenta con tres balas de plata: Roberto, Keko y Borja Bastón, que vuelven a casa con sed de notoriedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios