BARCELONA | MÁLAGA CF

"La situación de Gijón era peor"

  • Míchel tira de retrospectiva para buscar motivación ante la crisis malaguista

  • Defiende a su plantilla y el trabajo del equipo: "No tenemos tan mal equipo como para llevar solo un punto"

Míchel conversa con su segundo, Juan Carlos Mandiá, durante un entrenamiento. Míchel conversa con su segundo, Juan Carlos Mandiá, durante un entrenamiento.

Míchel conversa con su segundo, Juan Carlos Mandiá, durante un entrenamiento. / JAVIER ALBIÑANA

Son circunstancias diferentes, pero la experiencia sirve para mantener la esperanza. Míchel cogió a un equipo en crisis y un triunfo sirvió para revertir una dinámica que podía desembocar en desastre hace cuestión de meses. El madrileño tira de esa vivencia para buscar motivos para creer. "Aquella situación era mucho más grave que esta, quedan mucho partidos", dice. Su defensa a la plantilla vuelve a ser férrea y clama que "no tenemos equipo para llevar solo un punto".

"El año pasado hubo 18 partidos seguidos en los que sólo hubo una victoria. Un minuto antes de enfrentarnos al Sporting, la sensación era que íbamos a acabar las dos jornadas -quedaban por delante esa y la siguiente, frente al Barcelona precisamente- a dos puntos del descenso, como mínimo. Luego acabamos a once del descenso", recordaba ayer el técnico malaguista en la previa del encuentro.

¿La forma de dar la vuelta? Dice el madrileño que "sólo hay una manera, teniendo confianza, siendo responsable y trabajando cada uno en su parcela. Tenemos que trabajar lo que controlamos, no podemos perder la ilusión ni la fe. Yo no la voy a perder jamás, esa ha sido la historia de mi mi vida. Incluso ganando hay que seguir compitiendo, así que perdiendo y como estamos, mucho más". Y añade: "No conozco a nadie que en un deporte colectivo salga del problema sólo. El año pasado salí por mis jugadores y quedé muy bien por ellos, y este año voy a quedar igual por ellos".

Delante, un Barcelona que impone. No es plato de buen gusto tener que ir al Camp Nou, menos con las circunstancias que rodean al partido. "Le he dicho a mis jugadores que se imaginen que fuera el partido de la jornada, que fuésemos segundos, que nos dijera Valverde cómo iban a jugar... Aún así sería dificilísimo", dice Míchel, que pese al aura negativo que rodea todo recuerda que fútbol es fútbol: "Vamos con nuestras intenciones, hemos trabajado toda la semana para buscar soluciones y sabemos que no es fácil. Hay tres puntos y vamos a disputarlos hasta donde podamos, y si es hasta el final pues mejor".

Puede que por ir de actor secundario el Málaga esté en una posición más sosegada respecto al partido, aunque el técnico lo desmiente: "¿Beneficia ir sin presión porque el Barça es claro favorito? No beneficia. Necesitamos puntos y hay tres en juego. Ni siquiera al máximo te aseguras opciones con este rival, ni con ventajas el partido sería fácil. Vamos a disputarlo hasta que la realidad no cambie nuestra idea, como cualquier equipo que va al Camp Nou esta temporada o las anteriores".

En su defensa de los jugadores asegura que, pese al clima reinante, el trabajo durante la semana ha sido el apropiado. "La respuesta a los entrenamientos ha sido positivo, los jugadores se están dando cuenta del momento que estamos pasando internamente", dice, aunque añade un matiz. Y es que su influencia tiene límite: "Buscamos que se sientan seguros y no presionados, pero hay una parte que no podemos controlar como entrenadores que es lo que piensan individualmente".

Como sea, Míchel cree que la situación es una cuestión de dinámica y no de calidad. "Lo uno lleva a lo otro y lo uno lleva a lo otro. No creo que tengamos juego como para tener un punto", asegura, y añade que las cosas deben cambiar antes de enero con los que hay ya en el barco: "Tenemos que competir con los que tenemos, no hablar del mercado de invierno. No tenemos tan mal equipo como para tener solo un punto, pero estamos en una dinámica muy mala y muy negativa, aunque nosotros ponemos nuestro granito de arena para eso". De este modo vuelve a tirar de retrospectiva: "Hay jugadores que han acabado primeras vueltas con 12 o 14 puntos y esos equipos se salvaron. Hay que competir cada partido sea quien sea el rival, la flauta nunca sabemos cuando suena".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios