Málaga C.F.

Las urgencias de Husillos

  • Resolver el capítulo del entrenador y decidir el futuro de jugadores con contrato, pasos clave

El director deportivo, Mario Husillos, conversa con José González antes de un entrenamiento. El director deportivo, Mario Husillos, conversa con José González antes de un entrenamiento.

El director deportivo, Mario Husillos, conversa con José González antes de un entrenamiento. / JAVIER ALBIÑANA

El desaguisado de este Málaga es mayúsculo. Nadie ofrece garantías después de una temporada nefasta. Ni presidente ni director deportivo, porque después del mal trabajo de Arnau y Míchel en verano, Mario Husillos tampoco fue capaz de enderezar las cosas con José González y una terna de futbolistas de los que apenas se pueden sacar un par de honrosas excepciones. No es el mejor de los escenarios, pero ya se ha entrado en el mes de mayo y urge preparar la próxima temporada con el descenso consumado.

Husillos regresó ayer de Argentina. Estuvo fuera precisamente mientras las aguas andaban revueltas. La intención era buscar acomodo a Esteban Rolón, una de las operaciones que marcaron la ventana estival de fichajes, y explorar posibilidades para el próximo curso. Sucede que antes de nada hay una urgencia que es condición sine qua non para armar un proyecto serio: atar un entrenador que dé el visto bueno a todas las operaciones.

27Jugadores. Son los que tienen contrato vigente con el Málaga al menos la próxima temporada

Con el no de Muñiz -que ahora se acerca al Deportivo- se empezaron a tantear otras opciones. Jagoba Arrasate y José Luis Oltra fueron los siguientes en aparecer, con particular fuerza el segundo, aunque en las últimas semananas se ha ido enfriando la situación. Otra opción fue la de Vicente Moreno, entrenador del Mallorca, pero al tener contrato por otra temporada también quedó relegado a un segundo plano. Anquela y Francisco han sido los últimos en sonar en una vorágine de nombres con el denominador común de la experiencia en Segunda y un perfil discreto. Es la prioridad ahora mismo, cerrar la contratación de un técnico. Hay vías abiertas.

Sucede que si urge el entrenador, también meter mano a la plantilla. El dato es tremendo: hasta 27 jugadores tienen contrato vigente con el Málaga al menos la próxima temporada. Vuelan los cedidos y acaban contrato Chory y Lestienne -con los que hay una conversación pendiente-, pero entre los presentes y los que regresan de préstamo hay otra criba importante que hacer. Bakary Koné, Cifu, Tighadouini y Cecchini no están a priori en los planes del club, y de paso vuelven los Mula, Ontiveros, Mikel Villanueva y Luis Muñoz, de los que no todos tienen el sitio seguro.

Jony y Michael Santos van aparte. Una cláusula en el contrato obliga al de Cangas del Narcea a salir a préstamo a un club de Primera en caso de descenso, pero el uruguayo, con 16 dianas a sus espaldas en el Sporting, es una apuesta segura en una categoría donde el gol es un bien escaso y preciado. Se pretende hacer un esfuerzo por él, pero las dudas vienen porque está en la terna de jugadores sin reducción salarial del 50% tras la relegación -junto a él, Luis Hernández, Ricca, Juanpi y Rolón al 25%-. La ficha es alta, Marca la situaba en 1.2 millones, y novias de la Liga Santander no le van a faltar.

Aparte, solo Lacen -tras cumplir la cláusula de partidos para renovar-, Iturra, Recio, Andrés Prieto o Miquel parecen tener un puesto fijo para la próxima temporada. La situación contractual de Luis Hernández lo pone en el disparadero, igual que otros por rendimiento como Rosales o Keko, cuya temporada los ha devaluado sobremanera. Tampoco hay que olvidarse de Cenk Gönen, vinculado hasta 2020, y al que se tuvo que dejar sin ficha en enero. Son muchos nombres y cada vez menos tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios