Comerciantes, preocupados por los efectos de las obras en la calle Peligro

  • El Ayuntamiento asegura que los trabajos marchan a buen ritmo y finalizarán antes de la fecha prevista

Obras en la calle Peligro. Obras en la calle Peligro.

Obras en la calle Peligro. / E. M..

Los comerciantes de la calle Peligro, en Torremolinos, han mostrado esta semana su preocupación ante los efectos que las obras están produciendo en sus establecimientos. "Llevamos tres semanas con la calle totalmente levantada, con mucho polvo. No estamos en contra de las obras, al contrario, queremos que la calle esté mejor, pero creemos esta que no es la mejor fecha para realizar los trabajos", comenta Pradeep Mirchandani, uno de los trabajadores afectados y preocupado tanto por la disminución del flujo de visitantes como por la caída de las ventas desde el inicio de los trabajos, por lo que teme no poder hacer frente al pago del alquiler del local, entre otros gastos. "No estamos vendiendo nada y todos los meses tenemos que hacer frente a un alquiler de 2.000 euros", agrega.

"He tenido que tirar mercancía que se había estropeado con el polvo y que no puedo volver a poner a la venta", señala otro de los comerciantes de esta calle. "Estamos preocupados porque vemos venir la Semana Santa y no entendemos los plazos que se nos dan", comenta el dueño de uno de los establecimientos hoteleros de la zona, que regenta otros dos negocios que mantiene cerrados por esta misma causa desde el mes de diciembre. "La idea es abrir en marzo, para qué voy a abrir ahora con este polvo", comenta. "Es un proyecto que es de agradecer, sobre todo en un barrio tan olvidado como este, pero necesitamos más información", agrega. Otro de los hostales asegura haber recibido numerosas quejas y reclamaciones de los clientes como consecuencia del ruido provocado por las obras. "Todos los días nos dicen algo diferente. Se supone que el lunes deberían haber comenzado a empedrar el suelo y todavía estamos esperando", apunta.

Por su parte, la concejala de Urbanismo, Maribel Tocón, manifestó que "las obras marchan a buen ritmo y posiblemente acaben antes de lo esperado". En este sentido, señaló que hoy viernes finalizan las obras de infraestructuras del subsuelo, que ha supuesto la mejora de las canalizaciones de esta vía "solucionando así los problemas de inundaciones que han sufrido los vecinos y comerciantes durante años". De forma paralela, comenzará la reposición del pavimento por un empedrado artesanal. "Es una obra complicada y lenta, pero una vez se reponga el pavimento la molestia de los comerciantes desaparecerá". "Está previsto que los trabajos finalicen en julio y posiblemente finalicen antes", concluyó.

La reforma de la calle Peligro comenzó de forma simultánea el pasado mes de enero con los trabajos de la Cuesta del Tajo y las obras de peatonalización de la plaza Costa del Sol. Los trabajos están financiados por la Diputación. Otra pretensión municipal, ligada también a estas obras de reforma es armonizar paisajísticamente el entorno inmediato de la Torre Pimentel, declarada Bien de Interés Cultural (BIC). Para ello, se procederá al desmontaje de la carterlería comercial que permita poner en valor la imagen de la torre y su entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios