Starlite se plantea trasladar el festival de Marbella a otros municipios vecinos

  • La organización iniciará acciones legales contra el Ayuntamiento, cuya actitud tilda de "obstaculizadora" y "contraria a la legalidad"

La organización de Starlite ha iniciado conversaciones con los gobiernos de otros municipios para trasladar el festival que durante los últimos siete años se viene celebrando en la cantera de Nagüeles, según confirmaron ayer a través de un comunicado. Al mismo tiempo, según indicaron, iniciarán acciones legales contra el Ayuntamiento de Marbella "en orden a defender los intereses del festival frente a la conducta obstaculizadora y contraria a la legalidad que, por parte de esta corporación, se viene observando".

Así lo señalaron ayer desde la organización después de que esa misma mañana un grupo de trabajadores se concentrara en el paseo marítimo, a la misma hora en la que el alcalde, José Bernal, tenía concertada una rueda de prensa en el municipio, para reclamar mayor apoyo institucional y una mayor flexibilidad en los horarios. Según el convenio actual, el festival debe cerrar a las dos de la madrugada de lunes a jueves y a las tres los viernes y sábados. Excepcionalmente se les ha concedido una prolongación de dicho horario para determinados eventos hasta las seis de la mañana, "condicionando el cumplimiento de un programa cerrado hace más de un año a autorizaciones singulares de horario que tramita día a día, de manera que las sesiones que no cuentan con tal autorización se saldan con cancelaciones de actuaciones, devoluciones de entradas y pérdidas de puestos de trabajo y de remuneraciones para el personal que directa e indirectamente participa en Starlite".

En relación a este asunto, también han criticado que el actual equipo de gobierno otorgara la autorización para la celebración del festival con apenas 72 horas de antelación del primer concierto. "Poco le ha importado el relevante retorno económico que la ubicación del festival en Marbella reporta para la ciudad y que, según los estudios más autorizados, se eleva a más de 80 millones de euros en los últimos cuatro años, sin olvidar el reclamo turístico que el evento comporta". "Cada edición del festival tarda más de un año en programarse, pues así lo impone la agenda de los artistas de primer nivel que en ellas se dan cita y que acceden a actuar para no más de 3.000 personas, cuando lo normal es que lo hagan para más de 30.000", concluyeron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios