El presidente del Marbella defiende su inocencia y espera que la verdad gane

  • Alexander Grinberg asegura que su familia le ha ayudado "muchísimo"

El presidente del Marbella CF, en una imagen de archivo. El presidente del Marbella CF, en una imagen de archivo.

El presidente del Marbella CF, en una imagen de archivo.

El presidente del Marbella, Alexander Grinberg, ha defendido este jueves su inocencia tras salir de prisión en libertad bajo fianza por su imputación en la operación Oligarkh contra la mafia rusa en la Costa del Sol, que llevó a cabo la Guardia Civil y en la que fueron detenidas once personas.

Grinberg ha explicado a los periodistas la situación que esta viviendo y ha agradecido tanto al equipo, como al cuerpo técnico, trabajadores del mismo, la afición e incluso a la ciudadanía de Marbella la confianza depositada estos meses en su persona.

"He sentido todo este tipo su apoyo y su ayuda", ha expresado, al tiempo que ha resaltado tener "muchos sentimientos y palabras grandes de agradecimiento" para todos, pero muy especialmente para su familia.

El empresario ruso ha indicado que su familia le ha ayudado "muchísimo" y ahora la palabra familia para él "vale un montón, el doble", ha subrayado.

"Mi familia no son sólo palabras, es lo principal lo que puede hacer a una persona fuerte y pasar cualquier dificultad, les estoy muy agradecido", ha reiterado.

Respecto al club, el presidente del Marbella ha afirmado que "es importante, parte de mi familia, no es una broma, es realmente mi familia y a mi familia nunca la dejaré"

Aunque en un principio ha manifestado su intención de no hablar de la causa y "sólo de deporte", Grinberg se ha descrito como una "persona fuerte", que no le gusta "esta situación" y que está "listo para trabajar, para que la verdad salga" y ha añadido que "la verdad siempre gana".

El presidente del club ha afirmado que siempre ha estado y está seguro de ello, en cuanto a la que gane la verdad , que "defenderá" su inocencia y más tras la resolución judicial que le ha dejado en libertad provisional con una fianza de 750.000 euros tras 4 años en prisión.

Para Grinberg, la medida de la jueza titular del juzgado de Instrucción número 1 de Marbella demuestra que "existe la justicia" y que todo "va a salir bien."

Desde su detención el 26 de septiembre del año pasado, ha permanecido en la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga), por ello ha reconocido que en los últimos meses ha "mejorado" su español así como que "no es nada agradable, fácil, ni sencillo hablar" de lo que ha vivido.

Respecto a algunas manifestaciones sobre el perfil delictivo de los rusos, ha aludido al hecho de que en la prisión de Alhaurín de la Torre con 1.600 personas encarceladas, no ha encontrado "ni un ruso", así que en cada país "se pueden encontrar personas malas"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios