Una universitaria marbellí reclama un autobús adaptado desde hace 3 años

  • Iman Elfahssi tiene una enfermedad degenerativa crónica por lo que utiliza una scooter eléctrica que le facilita su movilidad

Iman Elfahssi, en la Facultad de Educación de la Universidad de Málaga, donde estudia Educación Social. Iman Elfahssi, en la Facultad de Educación de la Universidad de Málaga, donde estudia Educación Social.

Iman Elfahssi, en la Facultad de Educación de la Universidad de Málaga, donde estudia Educación Social. / e. moreno

Iman Elfahssi es una joven universitaria de Marbella con una enfermedad degenerativa crónica, una artrofia muscular espinal de tipo 2 que le provoca debilidad y pérdida de fuerza en todos los músculos del cuerpo, por lo que utiliza una scooter eléctrica que le facilita su movilidad y le da una mayor autonomía e independencia. Hace tres años que comenzó sus estudios en la Universidad de Málaga, los mismos que lleva reclamando al Ayuntamiento marbellí un autobús universitario accesible para poder asistir a clase. "Debido a mi enfermedad en numerosas ocasiones desde que contraté el servicio les comenté que pusieran un autobús adaptado, ya que la flota del servicio universitario carece de cualquier facilidad o adaptación no solo para mí sino para toda aquella persona que tenga alguna diversidad", apunta. "También se han negado a ofrecerme una solución para el transporte de la scooter, pues hay que introducirla y sacarla del maletero, tarea que yo no puedo realizar y para lo que tengo que depender tanto de la buena voluntad de los compañeros como del conductor", añade.

Además, denuncia haber realizado trayectos en las escaleras del autobús "por no poder subir los enormes escalones sin tener en cuenta mi seguridad por un servicio que estoy pagando", comenta. "O estar de pie de una parada a la siguiente porque el conductor no me ha dado tiempo suficiente para sentarme y acomodarme; y las múltiples caídas que he sufrido", añade.

Ha iniciado una recogida de firmas a través de 'change.org', donde ya cuenta con 634 rúbricas

Durante estos tres años ha realizado distintas quejas y reclamaciones al Ayuntamiento por el servicio, para las que asegura no haber obtenido respuesta, hasta que en noviembre del pasado año se reunió por primera vez con el responsable municipal. También ha iniciado una campaña de recogida de firma a través de la plataforma digital change.org, donde ya cuenta con 634 rúbricas, y en las próximas semanas iniciará una recogida de firmas en papel en la universidad. "Al tener movilidad reducida yo me puedo plantear ir a la universidad y contratar el servicio, pero sin embargo una persona en silla de ruedas se quedaría totalmente discriminada y excluida", señala Elfahssi, quien subraya que "la accesibilidad es un derecho que nos están negando, es una discriminación. No estoy pidiendo un capricho sino un servicio digno".

Por su parte, el edil de Transportes, Félix Romero, aseguró que desde el año 2015 debido a la situación de liquidación de la empresa pública de transportes que realiza este servicio, "la ley nos impide que se pueda invertir en la flota". "Nuestra voluntad es renovar la flota cuando legalmente tengamos posibilidad de hacerlo. Estamos trabajando en la adopción de alguna fórmula jurídica que nos permita invertir en nuevos autobuses, dotarlos de mayor número de mejoras o incluso contratar monitores especializados que también podrían ser necesarios", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios