La Junta respalda la candidatura de la uva pasa a Patrimonio Agrícola Mundial

  • La propuesta, impulsada por la Mesa de la Pasa, será valorada a finales de septiembre

Visita ayer del consejero de Agricultura a una explotación de viñedo de El Borge. Visita ayer del consejero de Agricultura a una explotación de viñedo de El Borge.

Visita ayer del consejero de Agricultura a una explotación de viñedo de El Borge.

La Junta de Andalucía respaldó ayer la candidatura de la uva pasa de Málaga como Sistema Ingenioso del Patrimonio Agrícola Mundial, un reconocimiento internacional que supondría "un espaldarazo" a la preservación y promoción de la pasa Moscatel de Málaga, de sus valores naturales y de los sistemas de conocimiento asociados a la misma. El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, visitó ayer una explotación de viñedo de El Borge, con motivo del inicio de la vendimia y a su juicio, este reconocimiento internacional "merecido y justo vendría a salvaguardar un cultivo tradicional ligado a la tierra, al paisaje y que es garante de biodiversidad y sostenibilidad".

La propuesta, impulsada por la Mesa de la Pasa, ya ha sido remitida por la Secretaría de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) a la valoración del comité científico (el pasado 4 de agosto), que se reunirá para su evaluación entre los próximos 25 y 26 de septiembre.

Unas 2.000 familias viven de esta actividad en municipios malagueños como El Borge, Almáchar, Iznate, Moclinejo, Cútar, Cómpeta y Sayalonga. Sánchez Haro expuso que las altas connotaciones ambientales y culturales que rodean a la uva pasa "justifican sobremanera" un fallo positivo que la situaría como el primer cultivo de la Unión Europea (UE) en alzarse con esta distinción. El cultivo de la pasa contribuye a evitar la erosión y dispone de un alto grado de uso de tecnologías tradicionales y manuales que evidencian una "perfecta relación de armonía" entre la comunidad rural y su entorno.

Ante el riesgo de abandono experimentado en los últimos años, en los que la superficie ha caído hasta las 1.600 hectáreas, muy lejos de las 13.000 contabilizadas en 1980; el consejero andaluz apostó por "velar no sólo por su mantenimiento, sino también por su desarrollo como fuente de economía verde y patrimonio cultural".

El consejero alabó el compromiso unánime del sector, con la Asociación Moscatel a la cabeza, y el apoyo de los ayuntamientos de la Axarquía con iniciativas como la de Vélez-Málaga, que ha contemplado en sus presupuestos municipales la creación del Centro de Interpretación de la Uva Pasa en la finca Monterrey.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios