La Legión en Mali, más que trabajo militar

  • Las fuerzas armadas españolas instruyen a sus homólogos malienses y también desarrollan labores sociales

  • Un colegio rondeño envía material para centros escolares

Unos 580 militares españoles participan en la región africana del Sahel en EUTM-Mali XI, una misión no ejecutiva con efectivos de 27 naciones con la que se persigue que las Fuerzas Armadas Malienses recuperen la integridad territorial del país para neutralizar la creciente amenaza de grupos terroristas, fundamentalmente en el norte. Alrededor de 120 de ellos pertenecen al Grupo de Caballería Ligero Acorazado Reyes Católicos de la Legión, con base en Ronda. Los primeros partieron desde el aeropuerto de Málaga a comienzos del mes de noviembre y a mediados de enero se les unió otro importante grupo que salió desde Jerez de la Frontera.

La gran mayoría de legionarios de Ronda se encuentran en el centro Koulikoro Training Center (KTC), ubicado a unos 60 kilómetros de la capital del país, aunque el mal estado de las carreteras (de tierra en su mayoría) y la escasa fluidez del tráfico hacen que el trayecto en coche desde el aeropuerto internacional Modibo Keita de Bamako-Senou sea de casi dos horas. Prácticamente la mitad de efectivos son españoles, con una importante presencia de militares de diferentes unidades de la Brigada de La Legión o el Tercio de Armada; el resto pertenecen a otros 22 estados miembros de la Unión Europea.

La actividad comienza muy pronto en el centro de formación Boubacar Sada Sy, donde se ubica el KTC, que cuenta con importantes medidas de seguridad por parte de la Force Protection, que también se encarga de escoltar a los instructores que forman a los efectivos de las Fuerzas Armadas Malienses en actividades como prácticas con fuego real en el campo de tiro de Tanabougou.

De igual modo, se realizan las denominadas patrullas sociales mixtas, en las que militares malienses y del Tercio de Armada recorrieron a pie las calles de Koulikoro con el fin de pulsar la reacción de la población civil local. En este sentido, el sargento maliense Issa Coulibaly afirmó que "la colaboración con los españoles es perfecta", considerando "muy positivo que trabajemos dos países juntos".

Una de las principales dificultades del día a día para las tropas españolas, además de la lejanía con la familia, es el sofocante calor. En esta época del año se alcanzan temperaturas superiores a los 40 grados y mínimas que no bajan de los 25 grados, por lo que es necesario hidratarse constantemente y utilizar agua embotellada.

Coincidiendo con la presencia de militares españoles , el Ministerio de Defensa ha puesto en marcha en los últimos años varios proyectos dirigidos a mejorar las condiciones de vida de los malienses, colaborando con colegios o talleres de formación para mujeres. El colegio rondeño Fernando de los Ríos envió hace escasos días a través de La Legión a ambos centros un total de 350 cajas de material escolar, deportivo y ropa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios