Málaga Interior

Los 101 de la Legión, 24 horas después

  • Finaliza una nueva edición con récord de participantes y con un recorrido por la Serranía de Ronda que exigía un sacrificio aún mayor

Los últimos serán los primeros, dice un viejo refrán, aunque en los míticos 101 kilómetros de la Legión este lema se convierte casi en realidad, y es que son los que mayores aplausos y ánimos reciben al llegar a meta. Es el gran premio por completar esta prueba al límite del cierre de la meta, algo que ocurre a las 24 horas del inicio de la prueba

Durante la madrugada, mientras la noche cubre la comarca de Ronda, la prueba sigue activa y a lo largo del recorrido llegan los momentos más duros, a la espera de que las primeras luces del día dejen ver la cercanía a ciudad del Tajo y la posibilidad de conseguir el reto marcado, ya que mucho de los 8.500 participantes tienen fijado como principal objetivo el poder concluir.

Un recorrido nocturno en el que la animación tampoco falta al paso por los municipios, en el que sus vecinos esperan la llegada de los corredores. También el cansancio comienza a hacer mella y los servicios sanitarios tienen que trabajar para lograr recuperar a aquellos que van más justos de fuerzas o tienen algún tipo de molestias. Mientras las bebidas calientes que se ofrecen en algunos de los avituallamientos ayudan a luchar contra el agotamiento y el frío.

La meta fue recibiendo durante toda la noche a corredores entre gritos de ánimo, aunque fue durante la mañana de ayer cuando los alrededores de la línea de llegada se llenaron de público para aclamar a los últimos en llegar, a los que esperan amigos y familiares, mientras los aplausos los ayudan a avanzar hacia el punto final; alguno incluso se animó a terminar corriendo los últimos metros en plena espiral de euforia.

Y es que en la meta las emociones se desatan, las lágrimas llenan los ojos y los homenajes de familiares y amigos se multiplican, con varias peticiones de mano este año incluidas. De este modo se ponía punto y final a una prueba que este año ha registrado su máximo número de participantes, aunque más de 20.000 se quedaron en lista de espera. Ellos ya tienen puesta la visión en el próximo año, con la esperanza de poder conseguir el ansiado dorsal, que les pueda dar la opción a participar en la prueba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios