Plataforma contra el corte del tráfico en el Puente Nuevo de Ronda

  • Los vecinos aseguran que rechazarán cualquier regulación sin una alternativa en marcha

  • Invitan a unirse a toda Ronda

El Puente Nuevo sobre el Tajo de Ronda es el mayor punto de polémica por la intención de limitar el tráfico sobre esta infraestructura. El Puente Nuevo sobre el Tajo de Ronda es el mayor punto de polémica por la intención de limitar el tráfico sobre esta infraestructura.

El Puente Nuevo sobre el Tajo de Ronda es el mayor punto de polémica por la intención de limitar el tráfico sobre esta infraestructura. / javier flores

Vecinos y empresarios del Barrio de San Francisco y La Planilla no están dispuestos a ceder y ayer volvieron a mostrar su rechazo al plan de movilidad presentado por la delegación municipal de Tráfico, que ahora tiene que ser debatido en el seno del grupo de trabajo creado para su análisis. Además, anunciaron la creación de una plataforma vecinal de afectados que será la encargada de responder y realizar acciones de protesta si desde el Consistorio se insiste en poner en marcha una regulación del tráfico por el Puente Nuevo, única vía de unión entre el casco urbano rondeño y el Barrio de San Francisco, de forma "inmediata", como aseguran que figura en el documento entregado para su análisis desde Tráfico.

El portavoz de los vecinos, Martín Guerrero, afirmó que "no estamos en contra de que se proteja nuestro patrimonio", principal razón que se alega para regular el tráfico sobre el Puente Nuevo y el casco histórico, aunque dejaron claro que se posicionarán contra dicha medida mientras no existe una vía alternativa de unión con el casco urbano rondeño y que se encuentre en funcionamiento. En este sentido, explicaron que el propio Instituto Geológico y Minero de España asegura que el puente sobre el Tajo goza de buena salud, presentando únicamente problemas derivados de falta de conservación o a causas de obras mal ejecutadas en sus proximidades, por lo que creen que puede mantener el tráfico hasta que se pongan en marcha las iniciativas. Por otra parte, siguen manteniendo que la posible entrada en funcionamiento de la regulación sin alternativas supondrá un claro perjuicio para los empresarios de la zona, mayoritariamente dedicados a la hostelería, y temen que puedan ponerse en riesgo parte de los trabajos que existen en la zona.

En cuanto al funcionamiento del grupo de trabajo, mantuvieron que de los 38 colectivos que lo integran tan solo 12 serían realmente vecinales, mientras el resto serían empresas y organismos municipales. Incluso aseguran que hay colectivos unipersonales. Por ello, realizaron una invitación a todos los rondeños que consideren que se encuentran afectados por el posible corte a integrarse en la plataforma que han puesto en marcha, que el paso martes ya tuvo un primer encuentro. "El problema es de todos, no solo del Barrio de San Francisco", señalaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios