Las abundantes lluvias dejan aislados a vecinos de Arriate

  • La crecida de un río impidió que niños del Llano de la Cruz llegaran al autobús

Imagen del camino cortado por la crecida del agua en la zona del Llano de la Cruz. Imagen del camino cortado por la crecida del agua en la zona del Llano de la Cruz.

Imagen del camino cortado por la crecida del agua en la zona del Llano de la Cruz. / javier flores

Las lluvias volvieron ayer con intensidad a la Serranía de Ronda, dejando nuevamente problemas por las crecidas de los ríos, en especial, en la localidad de Arriate, situada unos 5 kilómetros de la ciudad del Tajo.

El aumento del río Guadalcobacín a su paso por la zona del Llano de la Cruz hizo que se desbordase y saltase por encima de uno de los puentes de acceso a uno de los parajes habitados, que está compuesto por casas diseminadas y en las que pueden vivir unas 200 personas, que se vieron afectadas en parte por este situación.

El alcalde de Arriate, Melchor Conde, explicó que los peores momentos se produjeron a primera hora de la mañana, cuando el volumen de agua llegó a superar en un metro el nivel máximo de capacidad del cauce, por lo que los estudiantes no pudieron cruzar dicho puente para poder llegar hasta la parada del autobús que les lleva a clase.

Además, también ir al trabajo se convirtió en un problema para las personas que tenían que acudir a primera hora de la mañana a sus empleos, ante la imposibilidad de pasar con vehículos por dicho camino.

De igual modo, en otra urbanización arriateña también se produjo la entrada de agua en algunos sótanos, aunque, según el regidor, tampoco se produjeron daños de consideración.

Mientras tanto, en otras localidades con zonas urbanas próximas al cauce del río Guadiaro también se vivió parte de la mañana de ayer pendientes del nivel de su caudal, ya que la crecida volvía a poner en peligro las viviendas más cercadas, aunque no fue necesario el proceder a ningún desalojo, como sí ocurrió la pasada semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios