ronda

Una boda con cola

  • El cambio de fecha en el acta matrimonial de la hija de un edil para que accediera a un permiso desata la polémica

Rueda de prensa del PP en Ronda, en la que se denunciaron los hechos. Rueda de prensa del PP en Ronda, en la que se denunciaron los hechos.

Rueda de prensa del PP en Ronda, en la que se denunciaron los hechos. / FOTOGRAFÍAS: JAVIER FLORES

La alcaldesa Ronda, Teresa Valdenebro, se ha tenido que enfrentar en estos días a la mayor crisis política desde que llegó al cargo gracias a un pacto de gobierno con PA e IU, aunque pocos podían imaginarse que esta situación estaría provocada por una boda. En concreto, el enlace de la hija del también concejal socialista, José María Jiménez, en el que la regidora actuó como oficiante el pasado 17 de junio.

La crisis política saltaba cuando el pasado martes el diario ABC desvela que se había producido un cambio en las fechas en el acta matrimonial de dicha boda y que el expediente de la misma recogía que había tenido lugar el 21 de junio y no el 17, como realmente ocurrió. Un cambio que la información apuntaba que había permitido a la contrayente el poder disfrutar de un permiso nupcial remunerado en su contrato con el SAS que reflejando la fecha real no le habría correspondido.

La noticia creo un fuerte polvareda en la ciudad y las redes sociales se llenaron de comentarios de todo tipo, hasta el punto de que el edil afectado aseguraba que le habían secuestrado su cuenta de Facebook y habían colgado un gif en el que se reía de la ciudadanía. Mientras tanto, en el Consistorio se optó por guardar silencio y no salir al paso de la información durante toda la jornada, algo que alentó las especulaciones sobre lo ocurrido.

Mientras se guardaba silencio oficial se extendía el rumor de que el edil aludido podría comparecer al día siguiente, miércoles, para anunciar su dimisión. Rumor que terminó convirtiéndose en realidad.

El concejal, antes de anunciar su dimisión, salvó a la regidora de cualquier responsabilidad en este asunto, reconociendo que habían cambiado las fechas por un deseo "personal" de la novia y que fue una decisión de la que no informaron a la alcaldesa al considerar que no se trataba de un hecho relevante.

En este sentido, explicó que dicho cambio en el expediente matrimonial lo habían consultado con los técnicos del Servicio de Atención a la Ciudadanía (SAC) del Ayuntamiento y que mantuvo que le habían transmitido que no existía problema en hacerlo.

Jiménez insistió en varias ocasiones que el cambio introducido había sido debido a que la novia tiene el deseo de que su boda apareciese registrada oficialmente el día 21 de junio, aunque habían optado por realizar la celebración el 17 de junio para que coincidiese con un fin de semana y así facilitar la presencia y desplazamiento de familiares y amigos.

Además, se mostró arrepentido de lo ocurrido por el "daño" que había ocasionado a su hija, aunque insistió en señalar que no consideraba que hubiesen realizado ninguna acción irregular y arremetía contra el "escarnio" público al que consideraba que había sido sometida su familia de manera injusta.

Tras reconocerse los hechos, el Partido Popular reclamaba la dimisión inmediata de la alcaldesa, una petición a la que también se sumó Podemos, al considerar que era la máxima responsable y apuntaron a la posible comisión de varios delitos, como falsedad documental o prevaricación administrativa, además de exigir explicaciones al SAS sobre lo ocurrido.

Los hechos provocaron que la propia consejera de Salud de la Junta de Andalucía, Marina Álvarez, anunciase la apertura de una "información reservada" para esclarecer todo lo relacionado con este asunto, aunque hasta el momento no ha transcendido nada sobre el resultado de este proceso. Álvarez aseguró que una vez concluya y en función del resultado, se tomarán las medidas que correspondan.

Mientras tanto, la portavoz del PP, María de la Paz Fernández, tras las declaraciones del concejal y tras anunciar su dimisión, insistió en que Valdenebro debía dimitir al considerar que el edil había reconocido que se había cometido una irregularidad. Además, anunció que habían pedido la documentación del expediente para posterior poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía por si hubiese motivos para abrir una investigación judicial.

Finalmente, tras tres días de silencio, la alcaldesa rondeña compareció ante los medios de comunicación para dar su versión de los hechos, al tiempo que rechazó dimitir por su relación con este asunto.

Valdenebro aseguró que "las actas en las bodas no se leen", argumento que esgrimió la justificar que en ese momento no se percatase de la diferencia de fechas. Eso sí, aseguró que tras tener conocimiento de los hechos comunicó a la secretaria municipal que dicho enlace había tenido lugar el 17 de junio y no el 21 de junio como aparecía en el expediente, para que fuese comunicado a los organismos necesarios dicha corrección.

Además, anunció que será ella la encargada de llevar este asunto a la Fiscalía para que se investigue lo ocurrido y las responsabilidades de todas las personas implicadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios