Ayer todavía es ahora

  • 'NOW THIS'. Gary Peacock Trio. Gary Peacock (contrabajo), Marc Copland (piano), Joey Baron (batería). ECM Records/Distrijazz, 2015.

El pasado 12 de mayo, Gary Peacock cumplió 80 años. Una celebración que puso de manifiesto que el jazz es una música para la que nunca se es demasiado veterano. No en vano, su trayectoria se extiende a lo largo y ancho de seis décadas de incesante actividad tanto como acompañante de líderes de la dimensión de - palabras mayores- Paul Bley, Albert Ayler, Jimmy Giuffre, Bill Evans o un Keith Jarrett junto a quien fijó una de las asociaciones más productivas de su crónica como integrante durante años de su Standards Trio, como cabeza de cartel de sus propios proyectos.

Músico versátil, el estilo del músico norteamericano ha sido capaz de abordar por igual combinaciones aliadas de la libertad que estructuras más ortodoxas, siempre con el objetivo puesto en la progresión creativa. El trío ha pasado a ser uno de sus formatos instrumentales preferidos y, como tal, ha sido elegido para conmemorar este octogésimo aniversario, justo en el sello alemán ECM con el que lleva décadas viviendo una fructífera relación. Aquel estupendo Tales Of Another (1977), junto a Keith Jarrett y Jack DeJohnette, dio pistoletazo de salida a una asociación que hoy se remoza unos grados más de la mano de Now This (ECM-Distrijazz; 2015), un flamante campo de recreación de su lírica partitura. El pianista Marc Copland y la batería de Joey Baron colaboran con Peacock en un trabajo de atmósferas íntimas y bucólicas, dominado por notables composiciones de sencillas líneas suscritas por el contrabajista como Christa o Vignette pero donde también tienen cabida dos piezas de Copland y una de Baron. El remate lo aporta una respetuosa revisión del eterno Gloria's Step del legendario Scott LaFaro, que tantas veces interpretara Peacock como miembro del trío de Bill Evans durante los años 60.

Pero Now This supone una huida de la nostalgia a la vez que la reivindicación de un presente donde su influencia y presencia son indudables. Un acogedor espacio de reencuentro con una pieza esencial del contrabajo contemporáneo, todavía con puntos por sumar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios