Polifonía dorada

  • Un ciclo de siete conciertos y cuatro conferencias abordan la época más gloriosa de la música sevillana.

Aunque no han faltado programas de polifonía renacentista en la historia del Femás, sí que se ha echado de menos alguna línea de programación fija en torno a la época más gloriosa de la música sevillana, al menos en la misma medida que en los últimos años se viene programando sistemáticamente un Día Bach. Este año se salda la cuenta con un ciclo de siete conciertos concentrados entre el 18 y el 22 de marzo, que se complementa además con cuatro conferencias en torno al período.

El grueso de la oferta la cubren conjuntos españoles, aunque los dos que llegan de fuera del país son invitados de lujo. Si bien se fundó recientemente (2008), La Compagnia del Madrigale es un conjunto heredero de los grandes grupos madrigalísticos nacidos en Italia en los últimos 30 años (Concerto Italiano, La Venexiana), de los que prácticamente todos sus miembros formaron parte. Su programa es el único del ciclo no dedicado directamente a música de la escuela sevillana del XVI, pero sirve para contextualizar admirablemente su valor, pues Costanzo Festa, Jacobus Arcadelt, Giovanni Pierluigi da Palestrina y Luca Marenzio se cuentan entre los compositores más refinados y profundos del tiempo.

The Tallis Scholars no son nuevos en un festival que han visitado en diferentes etapas. Notablemente rejuvenecido, el conjunto de Peter Phillips sigue representando lo más arquetípico del sonido coral inglés: brillantez, afinación, empaste. Su participación se orienta a tres de los mayores compositores sevillanos de siempre: Morales, Guerrero y Lobo, de quien se ofrecerá la Misa Maria Magdalene, basada en un motete de Guerrero, su maestro.

Lobo es también el objetivo de La Grande Chapelle, el conjunto madrileño de Albert Recasens, con una de las dos misas, muy poco frecuentadas por su dificultad, que el grupo llevó el año pasado al disco, la Beata Dei genitrix. A Morales dedica su concierto el otro grupo madrileño del ciclo, Musica Ficta, que conducido por Raúl Mallavibarrena interpretará el Réquiem a 5 voces además de uno de los motetes más extraordinarios jamás compuestos, Lamentabatur Jacob (también presente en el recital de Tallis Scholars, y la oportunidad de comparar estilos interpretativos en una obra de esta envergadura añade interés a la propuesta). Sevillano es el cuarteto vocal Vandalia, surgido del proyecto malogrado de Coro Barroco de Andalucía y que forman Rocío de Frutos, Gabriel Díaz, Víctor Sordo y Javier Cuevas. El programa con el que el grupo debuta en el Femàs acercará al aficionado a los villancicos y canciones editados en Osuna y Sevilla por el pacense Juan Vásquez, que pasó al menos la última década de su vida en la capital andaluza.

Habituales ya del certamen, Ministriles Hispalensis hará este año una apuesta novedosa, ya que a sus instrumentos unirán un cuarteto vocal (salido también del entorno del CBA y con repetición del bajo Javier Cuevas) para reconstruir la música que pudo ocupar un libro de ministriles que consta en un inventario del archivo catedralicio realizado en el siglo XVIII, pero desaparecido después. Como centro de su programa, una misa del maestro de la capilla flamenca en tiempos de Felipe II, Philippe Rogier. Finalmente, otro conjunto de ministriles, este sí en formación puramente instrumental, Oniria, del malagueño Daniel Anarte, que también actúa por primera vez en el Femás, hará versiones glosadas de obras de lo más granado de la composición del Siglo de Oro sevillano, de Escobar, Peñalosa y De la Torre a Guerrero y Lobo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios