El negocio de la piel apuesta por los artículos de alta gama para sobrevivir

  • Las empresas marroquineras reconducen su producción para hacer frente a la competencia asiática · La crisis hace mella aunque el sector sostiene que emergerá con la calidad.

La piel de Ubrique reconduce el negocio hacia la producción de alto nivel para poder hacer frente a una poderosa competencia asiática, que ha puesto en jaque al sector nacional al tirar por los suelos los precios de los artículos.

El municipio lucha desde hace ya un tiempo contra el gigante amarillo, apostando por la calidad y la innovación como únicas armas para aguantar esta dura embestida de las exportaciones, sobre todo de China. Contrarresta como puede los puyazos de la deslocalización productiva y la fuga de firmas a países emergentes, donde la mano de obra y los costes son más baratos. Por no decir, la llamada 'moda perecedera' de grandes grupos textiles nacionales, que cada temporada renuevan diseños, sobre todo en bolsos y complementos y no permiten que la pequeña industria local pueda competir y seguirle a la zaga. "Venden marcas y no calidad", asegura el sector marroquinero.

Y por si no tuviera poco, el empresariado marroquinero se bate el cobre para hacer frente a los estragos de la crisis económica actual, cuyos efectos tambalean las plantillas de trabajadores de los negocios y echa el cierre a los talleres familiares. A esto se suma que los bancos empiezan a poner difíciles los adelantos y las operaciones de financiación, que necesita este sector para poder comprar por anticipado las materias primas y la maquinaria.

Por eso, la piel de Ubrique y de las localidades de su entorno como Prado del Rey, se encuentra en una seria encrucijada, de la que saldrá, según los más optimistas. La Sierra gaditana representa casi la totalidad de la producción marroquinera de Andalucía. Y emergerá de este ciclo, sostienen, porque cuenta con una amplia experiencia a sus espaldas de una manufactura única, heredada de generación a generación, que sólo entiende de calidad. Éste es el mensaje que lanzan los fabricantes locales: Ubrique fabrica calidad. "Aquí tenemos lo que les falta a los países asiáticos", apostillan.

De hecho, en la actualidad casi el 60% de la fabricación ubriqueña se destina a los productos de media y alta gama. Otro 25% más de la producción se destinada a la alta gama y un 5% a los artículos de lujo. De Ubrique sale sólo un 10 por ciento de artículos de baja gama. Son las estimaciones que maneja Empiel, la Asociación de Empresas Andaluzas de la Piel, que agrupa a más de un centenar de negocios.

La actividad de la piel serrana tiene a su favor dos fortalezas. Por un lado, la localidad de Ubrique sigue siendo una importante sede de producción de las grandes firmas y por otro, el empresariado marroquinero se reorganiza para poder sobrevivir apostando por la producción de artículos de alta gama y de lujo. Eso sí, tiene enfrente una serie de retos como la necesidad de apostar por la innovación y la formación para hacerse fuerte en los mercados nacionales e internacionales ya sea con marcas propias o de las firmas para las que trabajan.

El presidente de Empiel, José Pulido, es de los que prefieren ver el "la botella medio llena". Es consciente de "los malos tiempos" que atraviesa el sector. Pero no claudica: "es verdad que hay que apretarse el cinturón -apunta- pero con el buen hacer iremos hacia delante". Para este representante, las agarraderas de esta actividad están en una apuesta clara y decidida por vender profesionalidad y abrir mercados en el exterior. El comercio electrónica en Internet y aglutinar una imagen de grupo exportable a cualquier parte del mundo es vital para encarar los nuevos tiempos.

Empiel considera que para la renovación es crucial el lanzamiento de la Marca Ubrique , una nueva estrategia de imagen corporativa que vendría a sustituir al conocido 'Ubrique Legítimo'. La razón de su existencia se basa en la reivindicación del municipio como sede de la manufactura de las grandes firmas de moda. Vendría a ser una especie de Made in Ubrique que se incorporaría al etiquetado del articulo de firma. "Hemos trabajado para todo el mundo. Ahora toca que se nos reconozca el valor añadido del producto. Es un camino que puede ser complicado pero no imposible", asegura Pulido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios