Jon Spencer y un hombre de Tucson

La noche de hoy sábado en el escenario Puerto Sherry cuenta con algunos nombres ilustres de la música, a cuya cabeza se encuentran Jon Spencer, un devorador de sonidos que con su Jon Spencer Blues Explosion legó un disco redondo en el año 94, Orange, y un buen puñado de canciones que son el catecismo de la garra; y Josh Rouse, el cantautor melancólico que se desgarra en cada letra sobre los milagros, los gorriones, el amor y la pérdida.

Jon Spencer viene en esta ocasión con uno de sus numerosos grupos paralelos. Es Heavy Trash, que en líneas generales  es una Blues Explosion con más de explosion que de blues. Como hay que ahorrar, el nuevo experimento es Jon Spencer con el batería Matt Verta, pero juntos son capaces de predicar la revolución del rock cogiendo mimbres clásicos. La celebración de Johnny Cash y la resurrección del sonido de la Sun Records son sus cartas, que casi seguro que no están marcadas.

Por su parte, casi en sus  antípodas, Rouse presenta un disco nuevo que alternará con un repertorio ya clásico, que se nutre principalmente de sus dos discos más celebrados, los ya clásicos 1972 y Nashville.

Pero la campanada puede no estar en ninguno de estos nombres estelares. Hay mucha expectación por ver a a tres hermanos, Kitty, Daisy & Lewis, que hacen rock and roll primigenio y que acompañan con su aspecto. Son hijos de la que fue batería de Raincoats y no han mamado otra cosa que discos antiguos, de pizarra a ser posible. Muy bien educaditos, como vemos.

Con Dinky Timone Combo avanzamos unos pocos años más y nos instalamos en los años del rockabilly para ir haciendo cuerpo de cara al show de Spencer y compañía, que cerrarán allá sobre las tres de la madrugada.

Antes habremos podido escuchar a Howe Gelb, y aquí nos detenemos porque volvemos a hablar de palabras mayores. Howe Gelb es el líder de una de las mejores y más sorprendentes bandas de los últimos veinte años, Giant Sand. Cómo se las gasta en solitario es algo que podremos descubrir hoy, aunque será complicado que este hombre de aspecto atormentado que viene de la profunda América, de Tucson, pueda decepcionar porque es de esos pocos artistas que nació con un gen dotado para emocionar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios