El Rey vive la fiesta

  • Don Juan Carlos disfruta del Gran Premio jerezano junto a su hija, Doña Elena · El monarca entrega los catavinos a los tres vencedores y la Infanta el trofeo a Pedrosa

Se dice que el Gran Premio jerezano es digno de un rey y ayer el dicho se hizo realidad con la presencia de S.M. don Juan Carlos, que acudió a ver las carreras acompañado de su hija mayor, la Infanta Doña Elena.

El Rey y su hija llegaron al trazado jerezano en helicóptero poco antes de las diez y media de la mañana y fueron recibidos en el helipuerto del Circuito de Jerez Pilar Sánchez, alcaldesa de Jerez; Luciano Alonso, consejero de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía; Luis Pizarro, consejero de Gobernación y Justicia de la Junta de Andalucía; Francisco González Cabaña, presidente de la Diputación Provincial; el venezolano Vito Ippolito, presidente de la Federación Internacional; Carmelo Ezpeleta, presidente de Dorna; Juan Álvarez, director del Circuito; José Ramón García, gerente del Circuito; y Alfonso de Orleans Borbón, familiar suyo -dueño de la escudería Racing Enginnering de automovilismo afincada en Sanlúcar- y con el que se fundió en un abrazo.

El Rey y la Infanta, recibiendo el cariño de los aficionados, se trasladaron al edificio principal del Circuito, pasando por la sala de prensa para llegar a una mezzanina habilitada y acondicionada especialmente para agasajar al monarca, la misma que se utilizó en el Gran Premio de 2008 en la anterior visita real.

Don Juan Carlos, gran aficionado a las motos y que apostó por “Dani o Lorenzo” como vencedor de la carrera de MotoGP, entregó los catavinos a los vencedores de las tres carreras y aunque tenía previsto ver la prueba de Moto2 a pie de pista, tal y como hizo en su anterior visita, optó por quedarse a cubierto ante la lluvia que no dejó de caer durante casi todo el Gran Premio.

La que no quiso perderse el ambiente fue la Infanta Doña Elena, que sí se desplazó por los caminos de servicio junto a la pista para ver la segunda carrera entre Nieto y Peluqui, donde el ambiente del Gran Premio en las gradas y la pelousse alcanza mayor temperatura. Antes, la infanta estuvo haciendo fotos al Circuito desde el pasillo de los accesos a las mezzaninas.

Luego, Su Majestad bajó a los boxes antes de la carrera de MotoGP para saludar a los pilotos, y estuvo especialmente cariñoso con los españoles. Tras la carrera, Dani Pedrosa desveló que el Rey le dijo “chiquitín” y que, sabiendo que se opera hoy, que “me tenía que curar”. Por su parte, a Jorge Lorenzo le comentó en el podio que “ya te dije que te iba a traer suerte”.

El Rey quiso sentir de cerca el ambiente del Gran Premio de Jerez y aunque el dispositivo de seguridad fue el habitual, el monarca se mostró cercano y también recibió el cariño de la gente, como cuando en el podio de MotoGP el público de la tribuna VIP le coreó ‘Que bote el Rey, que bote el Rey’.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios