Alarma que queda en susto en las calles de Marsella

  • Varios encapuchados efectuaron disparos al aire al paso de un coche de la Gendarmería gala. No hay heridos. Todo parece indicar que los disparos no iban dirigidos a la Policía, sino a otro grupo de personas por un ajuste de cuentas.

Comentarios 2

Varios encapuchados dispararon al aire y al paso de un coche de la policía por un barrio de Marsella (sur de Francia), tras lo que las fuerzas de seguridad acordonaron la zona y pidieron a los 7.000 residentes de la zona que no salieran de sus casas. Poco después, varios vecinos alertaron a las fuerzas del orden de que habían escuchado ráfagas de kaláshnikov y, cuando los agentes llegaron al lugar de los hechos, se produjeron disparos en su dirección, sin que se registraran víctimas, dijo a la cadena de televisión BFM TV el director departamental de Seguridad Pública, Pierre-Marie Bourniquel.

Todo apunta a que se trata de un ajuste de cuentas vinculado con la delincuencia común, sin que hasta el momento se hayan practicado detenciones, informó el diario regional La Provence. Unos 40 agentes fueron desplegados en el popular barrio de La Castellane, en el norte de la ciudad, donde las fuerzas de seguridad evacuaron una guardería y pidieron a los alumnos de una escuela que no abandonaran el centro, entre otras medidas preventivas.

Los tiroteos tuvieron lugar el mismo día en que el primer ministro francés, Manuel Valls, y los titulares de Interior, Bernard Cazeneuve, y Educación, Najat Vallaud-Belkacem, tenían prevista una visita a la ciudad para hablar de la lucha contra la delincuencia. A su llegada a Marsella y en un discurso ante las fuerzas del orden, Valls destacó los progresos conseguidos al respecto en los dos últimos años, a pesar del tiroteo.

"La seguridad es la primera de las libertades", subrayó el jefe del Gobierno francés, quien agradeció a los agentes que estén "en primera línea contra lo más duro, lo más violento que hay en nuestra sociedad". Valls apoyó su discurso con cifras sobre la evolución a la baja de la delincuencia en Marsella, una ciudad donde en los dos últimos años los ataques contra personas han caído un 29 por ciento y los robos a mano armada han descendido un 32 %.

Los ajustes de cuentas han disminuido "de forma significativa", con diez homicidios de ese tipo en 2014 frente a los dieciocho de 2012, precisó. "Estos resultados no son fruto del azar, sino de una estrategia y del voluntarismo", agregó el primer ministro, quien se refirió solo de pasada al tiroteo de La Castellane para decir que "es la acción en el tiempo la que debe traer resultados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios