Amnistía denuncia que ambos bandos violan las leyes de guerra en Ucrania

  • El informe de la ONG revela el uso de cohetes no guiados en zonas civiles y destaca el descenso de los Derechos Humanos

Los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania han violado las leyes de guerra, según el informe de 2014 de Amnistía Internacional (AI), que destaca también cómo ha decaído el respeto de los Derechos Humanos en este periodo. AI recuerda que se acaba de cumplir un año de la caída del anterior presidente, Viktor Yanukovich, y que la violencia callejera degeneró en el este de Ucrania "en un conflicto civil con implicación de Rusia".

El informe también se refiere a Crimea, que se unió a Rusia tras un referéndum, donde entraron en vigor las restricciones impuestas por Rusia sobre el derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión. Esta ONG relata en su informe sobre 2014 como se ha ido complicando la situación en Ucrania tras la salida de Yanukovich, la formación de un gobierno provisional y el comienzo de las protestas en Donbas -región del este de Ucrania mayoritariamente de habla rusa-, que degeneraron rápidamente en un conflicto armado. Según el informe "las fuerzas afines a Kiev hicieron avances constantes hasta finales de agosto, cuando Rusia intensificó su intervención militar encubierta en Ucrania".

Tras la caída de Victor Yanukovich, las nuevas autoridades se comprometieron públicamente a investigar y enjuiciar eficazmente a los responsables de las muertes ocurridas durante el Euromaidán y todos los abusos perpetrados contra manifestantes. "Sin embargo, aparte de procesar a varios ex altos cargos políticos, apenas se dieron pasos concretos en esa dirección, si es que se dio alguno", dice el informe de AI. En cuanto a la guerra, hubo indicios de ejecuciones sumarias cometidas por ambas partes del conflicto.

Varios jefes separatistas alardearon de haber ejecutado a secuestrados por presuntos crímenes, y las autoridades separatistas de facto introdujeron la "pena de muerte en su código penal". Al final del año, más de 4.000 personas habían muerto en el conflicto del este de Ucrania. Muchas muertes de civiles fueron consecuencia del uso indiscriminado de la fuerza por ambos bandos, principalmente de cohetes y proyectiles de mortero no guiados en zonas civiles.

Ninguno de los bandos tomó precauciones razonables para proteger a la población civil, según AI, y ambos posicionaron tropas, armamento y otros objetivos militares dentro de zonas residenciales.

Respecto a la actualizad en la zona, los rebeldes prorrusos informaron ayer de la retirada del armamento pesado de al menos cuatro zonas del este de Ucrania, mientras las autoridades ucranianas los acusaron de mentir y de reagrupar a sus fuerzas en otros puntos del frente. "Son sólo palabras", señaló un comunicado del mando militar de Kiev, que aseguró que los sublevados, "por el contrario, están reforzando sus unidades y acumulando municiones".

Poco antes, el subjefe de las milicias de Donetsk, Eduard Basurin, (citado por DAN, la agencia de noticias de los prorrusos) informó de la retirada de 96 piezas de artillería D-30, de 122 milímetros, de las zonas de Debáltsevo, Górlovka, Donetsk y Telmanovo. También los separatistas de la vecina Lugansk aseguraron haber retirado ya gran parte de su artillería pesada emplazada en la zona de Debáltsevo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios