Arranca la carrera republicana

  • La atención mediática de EEUU se centra en Iowa, que dio anoche el pistoletazo de salida al año electoral · Vencer en los 'caucus' significa, sobre todo, más dinero para seguir compitiendo

Los republicanos abrieron anoche (hora española) en el pequeño Estado de Iowa el proceso para seleccionar a su candidato presidencial con los caucus (asambleas populares), donde una victoria significaba esencialmente el acceso a más fondos para seguir haciendo campaña, atención mediática y un impulso a veces decisivo para lograr la nominación definitiva.

Ese candidato, que se enfrentará al presidente Barack Obama en los comicios de noviembre, será elegido durante la Convención Nacional que los republicanos celebrarán en Florida en agosto, después de un largo proceso de primarias en las que los caucus de Iowa son, en realidad, un trámite más pero significativo.

En las casi 1.800 asambleas populares que se celebraron ayer los vecinos de Iowa debatieron sobre las propuestas políticas de los candidatos y luego votaron por su favorito, pero no eligen en esta ocasión a los delegados del Estado que luego tendrán poder de decisión en la Convención Nacional del partido.

La importancia de Iowa es ante todo simbólica por ser el primer Estado en realizar una votación para medir el apoyo con el que cuenta cada uno de los aspirantes a liderar la formación.

"Es la primera oportunidad para la gente y para la prensa de ver de cerca a los candidatos y cuáles son sus mensajes", indicó el profesor Timothy M. Hagle, del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Iowa.

Además, los tres candidatos más votados en Iowa tienen después "mucha más visibilidad" y mayor facilidad "para recoger fondos para sus campañas en el resto del país", explicó por su parte Steffen Schmidt, doctor y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Iowa.

A juicio de Schmidt, los caucus de Iowa, un estado predominantemente agrícola y ubicado en el medio oeste del país, son para los candidatos una especie de "examen de entrada" en el proceso electoral de su partido.

También los medios de comunicación "son absolutamente cruciales" para dimensionar los caucus de Iowa, que "no son tanto un evento de importancia política como mediática", argumentó Schmidt al destacar el "impacto psicológico" que eso tiene sobre el proceso.

Dada la atención mediática que suscitan los caucus de Iowa, llegar a ellos con una buena imagen es crucial y en ese aspecto Mitt Romney, ex gobernador de Massachusetts y favorito en las últimas encuestas, "es probablemente el más fuerte" de todos los candidatos, de acuerdo con el profesor Hagle. Romney "es especialmente bueno en los discursos y en los debates en televisión", opinó Hagle.

Al ex gobernador le favorecen los últimos sondeos, que le dan la victoria en Iowa por delante del congresista ultraliberal Ron Paul y de Rick Santorum, ex senador por Pensilvania.

La experiencia demuestra que hay candidatos que ganan en Iowa pero luego no pueden mantenerse en el resto de EEUU, sin embargo, en el caso de Santorum, el proceso "no terminará en Iowa", afirmó Schmidt.

Este experto no cree que el aspirante vaya a participar en las primarias de New Hampshire, dentro de una semana, "porque es un estado más moderado, no tan religioso como Iowa", pero en Carolina del Sur puede volver a la contienda "con grandes posibilidades" de ganar, pronosticó.

Más rezagados aparecían en las encuestas el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich y el gobernador de Texas, Rick Perry, mientras que el último lugar era para la congresista por Minesota Michele Bachmann, la única mujer en la contienda.

Para Santorum, un conservador a ultranza en materia religiosa y social, un tercer lugar sería casi una victoria, puesto que hace menos de una semana figuraba último en los sondeos.

El ex senador ha visitado los 99 condados de Iowa en apenas dos meses y, según Hagle, "ha construido el tipo de campaña que a la gente del estado le gusta", con mítines casi personalizados y cenas casi en la intimidad con pequeños grupos de votantes.

Los seis candidatos todavía realizaron ayer por la mañana algunas actividades de campaña y después, en diferentes hoteles cercanos a Des Moines, la capital de Iowa, esperarán los resultados de los caucus, que comenzaron a las 19.00 hora local (02,00 hora española).

Los caucus de Iowa ganaron relevancia a comienzos de la década de los años setenta cuando el Partido Demócrata los convirtió en la primera cita electoral para las presidenciales, una iniciativa a la que sumaron los republicanos en 1976 y que se ha mantenido hasta ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios