Bahréin reprime las protestas por el aniversario de la revuelta

  • La Policía usa la violencia para impedir el acceso a la simbólica plaza de la Perla de Manama

Las fuerzas antimotines de Bahréin dispersaron violentamente ayer a los manifestantes que conmemoraban el aniversario del inicio de las protestas contra el régimen, cuya represión sumió a este pequeño reino del Golfo en un atolladero político.

En un discurso en el que no aludió al aniversario del levantamiento, el rey Hamad ben Isa al Jalifa llamó a la "cohesión" entre las comunidades chií y suní, ayer más que nunca divididas.

La Policía, desplegada en las principales arterias, intervino para dispersar a cientos de manifestantes que trataron de acercarse a la plaza de la Perla, símbolo de la contestación en Manama.

Según los testigos, la Policía detuvo a varios manifestantes, entre ellos mujeres que trataron de acercarse a la plaza, totalmente cercada y custodiada por tanques.

Las autoridades multiplicaron las restricciones con motivo del aniversario del levantamiento, absteniéndose en particular de otorgar visa a los corresponsales de la prensa extranjera.

Algunos de los jóvenes manifestantes, procedentes de los poblados chiíes de los alrededores de Manama, pudieron llegar hasta unos 500 metros de la plaza de la Perla, a pesar del importante dispositivo de seguridad que la rodeaba, indicaron los testigos.

"Abajo el rey Hamad", gritaban los jóvenes, algunos vestidos con un sudario blanco para declarar su disposición al martirio, y enarbolando la bandera roja y blanca de Bahréin.

La Policía lanzó granadas lacrimógenas y ensordecedoras para dispersar a los jóvenes, que se manifestaban al llamado de la coalición Jóvenes del 14 de febrero, grupo radical que utiliza las redes sociales para sus movilizaciones. La coalición proclamó ayer la "jornada del retorno" a la plaza de la Perla.

Desde el domingo, los militantes tratan de desafiar a la Policía y avanzar hacia la plaza donde los opositores efectuaron una sentada desde el 14 de febrero hasta mediados de marzo de 2011 antes de ser violentamente expulsados por las autoridades, que destruyeron el monumento central de la plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios