Berlusconi elude la condena por el caso Mills al prescribir el delito

  • El ex primer ministro italiano sale indemne de la causa por sobornos a un abogado británico para que testificara a su favor y tiene otras tres pendientes

El Tribunal de Milán declaró ayer la prescripción del delito de corrupción en acto judicial del que estaba acusado Silvio Berlusconi por el caso Mills, un fallo que permite al ex primer ministro italiano salir indemne de uno de los cuatro procesos que tiene abiertos ante la Corte milanesa.

En medio de una gran expectación y en ausencia de Berlusconi, las tres juezas encargadas del caso, Francesca Vitale, Antonella Lai y Caterina Interlandi, anunciaron su decisión final sobre el proceso en primer grado contra el político y empresario, para quien la Fiscalía de Milán pedía cinco años de prisión. Vitale indicó, en calidad de presidenta del tribunal, que no "había lugar a proceder" contra Berlusconi puesto que se considera prescrito el delito.

El caso Mills, llamado así por el letrado británico David Mills, juzgaba el supuesto pago de unos 600.000 dólares por parte de Berlusconi al abogado a cambio de su testimonio favorable en dos juicios por corrupción de funcionarios y financiación ilegal de partido en los que resultó absuelto en los años 90.

El juicio, que comenzó en marzo de 2007 con el propio Mills también como imputado, tuvo que ser dividido en dos procesos paralelos en 2008 debido a que una ley de inmunidad, el ya invalidado Laudo Alfano, permitió que quedara suspendido el caso contra Berlusconi, entonces jefe de Gobierno.

El juicio contra Mills continuó de modo normal y el abogado británico fue condenado a 4 años y 6 meses de cárcel por corrupción en acto judicial en primera y segunda instancia en 2009, pero el Tribunal Supremo italiano declaró prescrito el delito el 25 de febrero de 2010, justo hace dos años ayer.

Es aquí donde estriba la principal particularidad de este caso: la prescripción del delito cometido por Mills se produjo antes, puesto que el contador del plazo para que prescriban los hechos delictivos (con esta acusación diez años) se detenía cada vez que una ley de inmunidad impedía el desarrollo habitual del juicio a Berlusconi.

Además existía divergencia de opiniones en el momento en el que había empezado la cuenta atrás para la prescripción del delito, pues el Supremo consideró en el juicio a Mills como fecha noviembre de 1999, cuando el abogado dio la orden de recibir el pago por su falso testimonio, frente a febrero de 2000, como aseguraron los jueces en primera y segunda instancia.

A la espera de conocer el contenido íntegro del fallo, en el aire queda el hecho de que Mills fuera condenado como objeto del soborno, lo que lleva a pensar, según los expertos juristas, que il Cavaliere será declarado sujeto del mismo por el Tribunal de Milán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios