Dimite el ministro de Exteriores de Australia tras una disputa con la jefa de Gobierno

  • Kevin Rudd explicó que no podía seguir con sus funciones tras haber perdido la confianza de la primera ministra y sufrir ataques por miembros de su formación.

Comentarios 1

El ministro de Asuntos Exteriores de Australia, Kevin Rudd, anunció su renuncia al cargo en medio de una crisis por el liderazgo del partido gobernante, el Laborista. Rudd explicó que no podía continuar en sus funciones tras haber perdido la confianza de la primera ministra australiana, Julia Gillard, y por los ataques sufridos por miembros de su formación. "En los últimos días, Simon Crean y ciertas personas anónimas han puesto en tela de juicio públicamente mi credibilidad", destacó Rudd, y lamentó que Gillard no saliese en su defensa, de acuerdo con la televisión ABC.

El domingo pasado, el exlíder laborista Crean acusó a Rudd de conspirar para recobrar la jefatura del partido y opinó que si el ministro de Exteriores "no puede ser parte del equipo, entonces debería marcharse". Rudd descartó la teoría conspirativa para recuperar el liderazgo de los laboristas que le arrebató Gillard en junio de 2010. Según la cadena de televisión ABC, ambos políticos cuentan cada uno en la actualidad con un tercio de los 103 diputados y senadores del Parlamento, mientras que el resto permanece indeciso. "Nunca participaría en una ataque encubierto a un primer ministro en activo que ha sido elegido en las urnas", aseguró Rudd, y pidió que se acabe de una vez la "telenovela" de la conspiración.

El ministro de Exteriores saliente también se disculpó por anunciar su dimisión desde Washington, adonde viajó tras participar en la reunión ministerial del G20 en México, en vez de en Australia, pero explicó que no le habían dejado otra opción. Rudd, primer ministro desde 2007 hasta 2010, adelantó que regresará el jueves a Brisbane, en el noreste de Australia, y que decidirá con la familia su futuro político.

Gillard de momento no se ha pronunciado sobre la dimisión de Rudd y el mercado bursátil tampoco parece haberlo notado, porque cerró una ligera subida del 0,04 por ciento. El mandato de tres años de Gillard, que gobierna con el apoyo del Partido Verde y de varios diputados independientes porque tiene los mismos parlamentarios que los conservadores, concluye en 2013.

El líder de los conservadores, Tony Abbott, comentó a los periodistas que Rudd ha confirmado que el laborismo está dirigido por individuos en la sombra y que existe una crisis en el Gobierno que daña el país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios