Dresde recuerda el bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial

  • Cazabombarderos británicos y estadounidenses atacaron Dresde de forma masiva durante dos días. Las bombas incendiarias devastaron la ciudad y mataron a 25.000 personas.

Comentarios 11

El duelo de Alemania por sus muertos de la Segunda Guerra Mundial no menoscaba el dolor por aquellos asesinados por los nazis, sostuvo el presidente alemán, Joachim Gauck, al recordar en la ciudad de Dresde el 70º aniversario del bombardeo que la redujo a escombros en las postrimerías de la guerra. "Somos completamente conscientes de quién inició esta guerra asesina. Aunque estemos recordando a las víctimas alemanas, nunca olvidaremos a las víctimas de la beligerancia de Alemania", dijo en un acto recordatorio en la Iglesia de Nuestra Señora (Frauenkirche), el templo barroco reconstruido por completo en 2005.

Cazabombarderos británicos y estadounidenses atacaron Dresde de forma masiva durante dos días, el 13 y el 14 de febrero de 1945. Las bombas incendiarias devastaron la ciudad y causaron la muerte de hasta 25.000 personas. Antaño sede de los cultos reyes de Sajonia, Dresde era conocida como la Florencia del norte y hasta hoy alberga vastas colecciones de arte. En 37 horas fue reducida a cenizas.

"Evocamos a todos los que perdieron la vida por la violencia y la guerra, no sólo en Dresde, sino también en otros lugares", dijo Gauck, y citó como ejemplos la ciudad holandesa de Rotterdam, la rusa de Leningrado y la inglesa de Conventry, que fueron blanco de la fuerza aérea nazi.

El mandatario destacó que en ningún lugar de Alemania se instrumentalizó políticamente el sufrimiento como se hizo en Dresde. La falsificación de la historia comenzó en la era nazi, continuó en la Alemania comunista "y es continuada aun hoy por algunos incorregibles". El bombardeo a Dresde fue convertido en un mito por la propaganda nazi, que en un comienzo cifró los muertos en hasta 250.000. Muchos ultraderechistas afirman hasta ahora que las víctimas fueron muchas más para relativizar la culpa histórica de Alemania en la Segunda Guerra. Sin embargo, los historiadores recuerdan que Dresde era en febrero de 1945 el mayor centro de la industria militar alemana que aún existía y advierten del peligro de caer en el "victimismo".

El ataque tuvo un efecto galvanizador en la población, que se siente muy unida por un destino trágico. Una iniciativa antifascista ofrece desde hace tres años visitas guiadas a lugares relacionados con crímenes de la dictadura nacionalsocialista. Una de estas visitas dio comienzo a los actos programados en este aniversario. Al acto central en la Iglesia de Nuestra Señora asistieron representantes políticos y de la sociedad civil, incluido el duque de Kent, en representación de la corona británica. Gran parte de las donaciones recaudadas para la reconstrucción de la iglesia proceden del Reino Unido.

Dresde saltó a los titulares de prensa en los últimos meses por el surgimiento en la ciudad del movimiento islamófobo Pegida, que despertó temores en las autoridades de la ciudad pudiera ser vista como un nido de intolerancia. Pegida perdió fuelle después de que fuese obligado a renunciar su principal dirigente por comentarios xenófobos en internet y una foto suya disfrazado de Adolf Hitler. Tras llegar a convocar un récord de 25.000 personas a mediados de enero, los islamófobos reunieron esta semana a sólo 2.000. Las marchas racistas generaron temores en las autoridades, que resolvieron que este año no colocarán ofrendas florales en el cementerio en el que están enterradas la mayoría de las víctimas de los bombardeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios