EEUU no permitirá a Alemania acceder a su Embajada en Berlín

  • La NSA niega que haya espiado al Vaticano y al Papa, como asegura un semanario italiano

La Embajada de EEUU en Berlín descartó ayer permitir a las autoridades alemanas el acceso a sus instalaciones, donde se supone que existe un sistema de escuchas de sus servicios de inteligencia.

Así lo explicó en una comparecencia pública el embajador estadounidense en Alemania, John Emerson, quien apeló a la inviolabilidad de las legaciones diplomáticas que sanciona la Convención de Viena.

El embajador recordó que de momento no ha habido ninguna petición formal por parte de la Justicia alemana, pese a que la Fiscalía federal abrió diligencias previas en junio, al destaparse el programa masivo de escuchas de EEUU. Emerson mostró su "comprensión" ante la indignación que han causado en Alemania las informaciones que apuntan que EEUU espió durante años un teléfono móvil de la canciller, Angela Merkel, pero evitó comentarlas.

El jefe de la legación de EEUU en Alemania aseguró tomarse "muy en serio" las acusaciones, pero aseguró que aún es pronto para pedir perdón. "No se trata de palabras. Se trata de hechos", aseguró Emerson, que consideró que el proceso de aclaración de lo sucedido será "largo".

Sin embargo, el embajador abogó por trabajar "duro" por una "verdadera amistad", pese a que "de vez en cuando los amigos pueden defraudar".

Emerson se negó a hablar sobre "la estructura del edificio" que acoge a la Embajada, pese a la insistencia de los periodistas.

La semana pasada, el periódico alemán Süddeutsche Zeitung informó de que los equipos de espionaje se encontraban en una azotea del edificio de la legación diplomática, situado junto a la icónica Puerta de Brandeburgo, frente al distrito gubernamental.

Emerson fue convocado la semana pasada al Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, después de que la Cancillería informase sobre sus sospechas de que un teléfono de Merkel había sido "pinchado" por los servicios de inteligencia estadounidenses.

Se trata de la primera vez que Alemania convoca a un embajador de un país aliado desde la II Guerra Mundial (1939-1945).

Por otro lado, los servicios secretos estadounidenses negaron que hayan espiado al Vaticano e incluso conversaciones del papa Francisco antes de su elección este año, como reveló un semanario italiano. "La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) no espía al Vaticano. Las afirmaciones de que la NSA ha tenido al Vaticano como objetivo, publicadas por la revista italiana Panorama, son falsas", afirmó la portavoz de la organización en un comunicado.

Panorama, que pertenece a la familia del ex primer ministro Silvio Berlusconi, aseguraba en su última edición que la vigilancia de sus socios europeos por parte de la NSA llegó incluso a los teléfonos de los obispos y cardenales de la Iglesia católica. Además podrían haberse espiado también emails del Vaticano.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, reaccionó con calma ante las revelaciones. "No tenemos constancia de nada a este respecto y, en cualquier caso, no nos preocupa", dijo a la prensa al conocerse un avance de la historia en la web de la revista el miércoles.

Por su parte, el Gobierno finlandés denunció ayer que sus comunicaciones sufrieron un severo espionaje en los últimos años por parte de servicios secretos extranjeros, pero evitó nombrar países.

El ministro de Exteriores, Erkki Tuomioja, confirmó así parcialmente las informaciones difundidas poco antes por la televisión local MTV3, que apuntaba citando fuentes anónimas que durante cuatro años agentes secretos chinos y rusos espiaron las comunicaciones del Ejecutivo.

"Puedo confirmar que ha habido una severa y extensa intrusión en la base de datos del Ministerio", afirmó el jefe de la diplomacia finlandesa, pero no quiso apuntar culpables, e indicó que el espionaje fue detectado en primavera y desde entonces se trabaja para esclarecer el asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios