Las FARC entregan al último de los seis rehenes que prometieron liberar

  • El ex diputado Sigifredo López, secuestrado en 2002, era el último político que quedaba en poder de la guerrilla colombiana

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberaron ayer al ex diputado provincial colombiano, Sigifredo López, secuestrado desde 2002 y el último político que mantenían como rehén, aunque la guerrilla aún mantiene retenidos a 22 policías y militares.

"Gracias a Dios, estoy bien de salud y vivo", dijo López en sus primeras declaraciones.

El helicóptero tipo Cougar facilitado por el Gobierno brasileño para la operación de liberación aterrizó con López a las 14.02 de ayer en el aeropuerto de Cali, al suroeste de Bogotá, cinco horas después de partir en su búsqueda.

El ex rehén, que vestía una chaqueta azul, pantalón vaquero oscuro, gorra deportiva y un crucifijo de madera, tenía un aspecto saludable y traía consigo un paquete.

Sus dos hijos, Lucas, de 20 años, y Sergio, de 18, corrieron a abrazarlo cuando descendió ante la mirada sonriente de la senadora opositora Piedad Córdoba, principal mediadora para la liberación de estos seis rehenes.

Córdoba destacó que la entrega "se dio en condiciones muy difíciles debido a lo fangoso del terreno" y reveló haber recibido una comunicación de Alfonso Cano, máximo jefe de la guerrilla.

Con López se completan los seis rehenes que las FARC se habían comprometido liberar esta semana como un gesto hacia el grupo de personalidades Colombianos por la Paz, fundado por Córdoba.

El miércoles la senadora reveló que aprovechó la liberación de otro político, Alan Jara, para enviar una carta al jefe militar de las FARC, Jorge Briceño (alias Mono Jojoy), para "sensibilizarlo" y pedir se flexibilicen las condiciones para un canje humanitario de rehenes por rebeldes presos.

López es el único sobreviviente de un grupo de 12 diputados del departamento de Valle secuestrados por la guerrilla el 11 de abril de 2002 en una cinematográfica acción de los rebeldes, que se hicieron pasar por militares. Sus colegas fueron asesinados en cautiverio, en un confuso episodio.

El ex diputado, de 45 años, sobrevivió porque, según las FARC, se encontraba enfermo y había sido trasladado a otro lugar.

Una versión de ese hecho hallada en el ordenador del abatido número dos de las FARC, Raúl Reyes, señala que los rehenes fueron asesinados cuando la guerrilla creyó ser atacada por el Ejército.

Además del ex gobernador Jara, las FARC entregaron el domingo a tres policías y un militar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios