Las FARC liberan a un político tras siete años y medio de secuestro

  • La operación para rescatar a Alan Jara estuvo a punto de irse al traste por las exigencias de los guerrilleros

La guerrilla colombiana de las FARC liberó ayer al ex gobernador Alan Jara tras siete años y medio de secuestro, continuando con el proceso por el cual entregó el pasado domingo a tres policías y un militar y que prevé además la liberación de un ex diputado.

Un helicóptero facilitado por Brasil partió del aeropuerto de Villavicencio (90 kilómetros al sureste de Bogotá) hacia un punto no revelado en las selvas del sur de Colombia para recibir al político de 51 años, rehén desde el 15 de junio de 2001.

La misión estaba integrada por la senadora opositora Piedad Córdoba -designada por las FARC para recibir a Jara-, tres delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja y cinco pilotos brasileños. Por orden del Gobierno se prohibió la entrada de la prensa en la terminal aérea.

Córdoba anunció que planteó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) la posibilidad de nuevas liberaciones unilaterales.

"Me siento muy emocionada, estamos con mi hijo aquí felices. Es muy emocionante saber que Alan está por llegar", dijo a la AFP Claudia Rujeles, esposa del político liberado poco antes de encontrarse con su marido.

Jara fue entregado tras una polémica entre el Gobierno del presidente Uribe y el comité civil Colombianos por la paz -que gestionó las liberaciones- sobre la operación en la cual recobraron la libertad el domingo los policías Alexis Torres, Juan Galicia y José Lozano, y el soldado William Domínguez, rehenes desde 2007.

El plan quedó suspendido después de que en la madrugada del lunes Uribe desautorizara a Colombianos por la paz para recibir a Jara y López, alegando que en el operativo del domingo hubo "incitación y estímulo" a las FARC.

Uribe aludía, al parecer, a declaraciones de un jefe rebelde al canal multiestatal Telesur, a instancias del periodista Jorge Botero, miembro de la misión humanitaria, denunciando un ataque militar en el que murió un guerrillero y otro fue detenido, lo cual negó Bogotá.

Botero denunció a su vez que se violaron las garantías de seguridad ofrecidas por el Gobierno, al registrarse sobrevuelos en la zona de las liberaciones, en el departamento de Caquetá.

Pero el mandatario, que admitió las operaciones aéreas, revirtió su decisión más tarde aceptando que Córdoba, líder de Colombianos por la paz, viajara para recibir a Jara.

Tras la liberación de Jara comenzará la operación para rescatar a Sigifredo López, rehén desde el 11 de abril de 2002 y único sobreviviente de un grupo de 12 diputados provinciales asesinados en cautiverio el 18 de junio de 2007, explicó el alto comisionado para la paz del Gobierno, Luis Carlos Restrepo.

Tras estas entregas las FARC mantendrán aún en su poder a 22 oficiales y suboficiales de la Policía y el Ejército, a quienes exigen canjear por decenas de sus compañeros prisioneros en las cárceles colombianas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios