El Gobierno birmano concede la libertad a decenas de militantes de la oposición

  • Se trata de la cuarta amnistía concedida por los militares en su intento de lavar la imagen

El Gobierno de Birmania, hoy Myammar, excarceló ayer a decenas de destacados disidentes en la cuarta amnistía que decreta desde que, hace menos de un año, asumió las riendas del país y de la apertura política, tras medio siglo de férreo régimen militar.

Líderes y militantes de organizaciones políticas clandestinas y de agrupaciones estudiantiles, monjes budistas, periodistas y el jefe de una de las minorías rebeldes fueron incluidos en la lista de 651 presos amnistiados por el presidente birmano, Thein Sein.

El exprimer ministro y exjefe de los antiguos servicios de inteligencia militar, Khin Nyunt, y dos de sus hijos, así como el carismático ex líder estudiantil Min Ko Naing y el religioso budista U Shin Gambira, figuran entre los liberados ayer.

El ex general Nyunt, artífice de la llamada "hoja de ruta hacia la democracia" que sirve de guía al actual Gobierno, fue condenado con sus hijos en 2007 a penas de entre 44 y 68 años de prisión por corrupción, a raíz de luchas internas en el seno de la disuelta Junta Militar birmana.

Tras la destitución y detención de Nyunt, la Junta desmanteló el servicio de Inteligencia y encarceló a varios de oficiales que estaban bajo su mando, de los que al menos 148 han sido liberados al serles aplicada la medida.

"Estoy muy feliz y mi familia también, pero algunos de mis hombres siguen en prisión y algunos merecen ser puestos en libertad. Lo mejor será que todos sean liberados y puedan reunirse con sus familias", dijo a la prensa Nyunt tras salir del penal de máxima seguridad de Insein, a las afueras de Rangún, la antigua capital de la nación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios